La esposa del príncipe Enrique de Inglaterra (35 años), Meghan Markle (38), se vio "desprotegida" por parte de la monarquía británica y sin posibilidad de "defenderse" tras ser objeto de un ataque mediático en 2019, según han revelado varios documentos legales que se han filtrado este jueves en el Reino Unido. Las revelaciones se incluyen en los archivos que forman parte de la querella legal presentada por la duquesa de Sussex contra Associated Newspapers, la editorial a cargo de los tabloides Mail on Sunday y su versión online, MailOnline, con relación a un total de cinco artículos divulgados sobre Meghan.

Noticias relacionadas

Los documentos, que aportan respuestas de Meghan a preguntas planteadas por el citado grupo, y a los que han accedido medios nacionales, consideran que la esposa de Enrique se quedó "desprotegida por parte de la Institución" al ser blanco de esos periódicos sensacionalistas y se le "prohibió defenderse". En el archivo figuran las entrevistas de cinco amigos de Meghan en una publicación de Estados Unidos, en la que criticaban al padre de la duquesa, Thomas Markle (75), aunque sus nombres no se mencionan de forma explícita.

Harry y Meghan Markle en una imagen de archivo tomada en marzo de 2020. Gtres

Los documentos apuntan que Meghan "se había convertido en blanco de un gran número de artículos falsos y dañinos por parte de los tabloides británicos, específicamente por parte de los demandados, que le ocasionaron un tremendo estrés emocional y daños a su salud mental". "Como sus amigos nunca antes la habían visto en ese estado, se preocuparon con razón por su bienestar, específicamente al estar embarazada, desprotegida por la Institución (monárquica), y porque tenía prohibido defenderse", agregan esos papeles.

Esos cinco amigos fueron entrevistados, sin desvelarse sus identidades, para un artículo de la revista norteamericana People publicado en febrero de 2019. Esa publicación también pone de relieve la "angustia" de la duquesa tras difundirse en los medios una carta manuscrita a su padre, y se incluyen otros detalles acerca de la relación entre ambos.

Meghan en una imagen de archivo. Gtres

Entre esos pormenores, contempla que la duquesa había dispuesto alojamiento y un "ayudante dedicado" para asistir a su padre en el Reino Unido a su prevista llegada a este país para asistir a la boda, tres días antes del enlace, si bien este nunca llegó a subirse a un avión porque tuvo que someterse a una intervención coronaria. Los documentos aportan detalles sobre los supuestos intentos de la duquesa para llamar a su padre por teléfono y revelan que Meghan llamó a Thomas Markle la víspera de su enlace con Enrique. También confirman que ni su esposo ni su hijo, Archie, le conocen. En concreto, Meghan ha demandado por supuesto "mal uso de información privada", "infracción de derechos de autor" e "infracción de la Ley de protección de datos" al citado grupo por dos artículos en el Mail on Sunday y otros tres en MailOnline. a editorial, por su parte, niega las acusaciones, en particular rechaza que editara la carta de la duquesa a su padre alterando su significado.

Su lucha contra el sensacionalismo 

Los duques de Sussex, que el pasado marzo se apartaban oficialmente de la monarquía británica, comunicaban en abril a varios tabloides del Reino Unido que habían decidido terminar toda cooperación con ellos. En una carta remitida a los periódicos británicos The SunThe MirrorThe Mail y The Express, un representante de los duques señalaba que tomaban la decisión de romper relaciones con ellos por la publicación de historias "falsas".

El año pasado, el nieto de la reina Isabel II y Meghan Markle, exactriz estadounidense, criticaron duramente a los tabloides sensacionalistas por publicar historias sobre la aparente tensa relación entre la duquesa de Sussex y su padre, Thomas Markle. Los duques, que se casaron en mayo de 2018 y tienen un niño de casi un año, Archie Harrison, indicaron que han decidido poner fin a cualquier tipo colaboración por considerar que hay "distorsión" en las historias.

Un representante de los duques agregó que es "preocupante" que un sector "influyente" de la prensa haya publicado artículos falsos y agregó que "hay un coste humano real por la forma de hacer este negocio y que afecta a cada rincón de la sociedad". "Los duques de Sussex han observado que la vida de gente que ellos conocen, así como de gente desconocida, ha quedado destrozada sin ninguna razón, por chismes salaces para mejorar los ingresos por publicidad", añadió el representante. Con esta misiva, de la que informa la BBC, el equipo de relaciones públicas de la pareja no contestará llamadas de esos tabloides, aunque continuará la colaboración con otros medios.

[Más información: Meghan Markle 'rompe' con su amiga Jessica Mulroney por su escándalo racista]