La reina Isabel II de Inglaterra, jefa del Estado británico, cumple este martes 94 años, pero sin celebraciones especiales ni pompa al estar confinada en el castillo de Windsor, a las afueras de Londres, por la pandemia de la COVID-19.

Noticias relacionadas

La Reina espera recibir las felicitaciones de su familia y amigos de manera virtual, al mantener una rigurosa cuarentena debido a su avanzada edad, y no habrá salvas de cañón, como es tradición, ni tampoco la celebración oficial de su cumpleaños en junio.

Debido al coronavirus, se decidió suspender el desfile de la guardia real montada a caballo, que tiene lugar cada mes de junio para festejar de manera oficial el cumpleaños de Isabel II.

La Reina, que hace unas semanas pronunció un discurso para animar a los británicos, tiene en Windsor un reducido número de personas que la atienden para evitar el riesgo de contagio, según han indicado fuentes de la realeza a los medios locales.

En Windsor también está su marido, el duque de Edimburgo, quien el próximo junio cumplirá 99 años. Felipe de Edimburgo, además, decidió romper su silencio este lunes tras tres años sin emitir discurso oficial y lo ha hecho precisamente para agradecer el esfuerzo de los sanitarios británicos y de los que mantienen los servicios esenciales ante la pandemia del COVID-19.

El príncipe ha emitido un inusual comunicado en el que ha reconocido el "vital y urgente" trabajo que hacen los médicos y los científicos ante la actual crisis, así como el de las personas dedicadas a la producción y distribución de comida, y a los carteros.

"Al acercarnos a la Semana Mundial de la Inmunización, quiero reconocer el trabajo vital y urgente de tanta gente para afrontar la la pandemia; de las profesiones médica y científica, en las universidades e instituciones de investigación, todos unidos en el trabajo para protegernos del Covid-19", señaló el duque en un mensaje colgado en las redes sociales de la Familia Real.

El marido de la Reina, que se retiró de la vida pública en 2017 y que rara vez emite comunicados, también quiso agradecer a los trabajadores que hacen una labor esencial para "asegurar que la infraestructura de nuestra vida continúe", como las personas que hacen entregas de paquetes a domicilio o las que recogen la basura.

La reina Isabel II en una imagen reciente. Gtres

Los miembros de la familia real británica cumplen el confinamiento en distintas residencias, como es el caso del príncipe Carlos (71), que se ha recuperado de la COVID-19, que está en Escocia, mientras que los duques de Cambridge, Guillermo (37) y Kate Middleton (38), permanecen en su mansión de Anmer Hall, en el este de Inglaterra. Al otro lado del Atlántico, en la Costa Oeste de los Estados Unidos, se encuentran Harry de Inglaterra (35) y su esposa, Meghan Markle (38), quienes han sido interceptados recientemente repartido comida por un barrio de Los Ángeles a los más necesitados y afectados por la grave crisis mundial del coronavirus. 

Fuentes del palacio de Buckingham han indicado que la Reina consideró que no era apropiado celebrar su cumpleaños con salvas de cañón o el repicar de las campanas de la Abadía de Westminster, en Londres, debido a las actuales medidas de cuarentena.

[Más información: Beatriz de York cancela su boda con Edoardo Mapelli por el coronavirus]