La reina Isabel II (93 años) abandonó este jueves el palacio de Buckingham, en Londres, para instalarse en el castillo de Windsor, a las afueras de la capital británica, como medida de precaución ante la propagación del COVID-19.

Noticias relacionadas

Acompañada por sus perros corgis, la soberana británica, que llevaba un chaleco azul, fue conducida en automóvil desde el palacio hasta su residencia de fin de semana.

La jefa de Estado británica tenía previsto establecerse en Windsor, ubicado en el condado de Berkshire (oeste de Londres), la próxima semana con motivo de su periodo de descanso de cara a la Semana Santa, pero, dada su avanzada edad y ante la extensión de coronavirus, se decidió adelantar su traslado, según los medios.

La reina y el primer ministro británico, Boris Johnson (55), han optado por mantener por teléfono -fijo, además- sus contactos semanales, que normalmente tienen lugar los miércoles en el palacio de Buckingham.

Isabel II junto a sus perros llegando a Windsor.

Al salir del palacio en un vehículo oficial, se pudo ver a la reina acompañada por Candy y Vulcan, sus dos corgis.

Los medios informan, además, de que el marido de Isabel II, el duque de Edimburgo, de 98 años, fue llevado en helicóptero al castillo de Windsor desde la residencia de Sandringham, al sureste de Inglaterra, donde descansaba en los últimos meses, para estar con la reina durante el descanso de Semana Santa.

El palacio de Buckingham anunció esta semana que Isabel II cancelaba sus tradicionales fiestas de jardín ("garden parties"), que ofrece a algunos súbditos cada verano, y que se instalaría antes de lo previsto en Windsor.

La Casa Real británica también indicó que es probable que la soberana permanezca en Windsor "más allá de Semana Santa", a principios del próximo mes de abril.

Suspensión de agenda

La Casa Real Británica sigue tomando medidas en relación a la pandemia del coronavirus COVID-19. La Reina Isabell II ya decidió suspender, hace unos días, todas las celebraciones y fiestas programadas en los jardines del Buckingham Palace.

Una decisión que pone en la cuerda floja la próxima boda de su nieta Beatriz de York, pues esta iba a celebrar su boda con el financiero Edoardo Mapelli Mozzi el próximo 29 de mayo en los jardines de palacio.

Además, la Familia Real Británica ha tomado otra decisión que acabamos de conocer: se pospone el viaje oficial de los Emperadores de Japón a Reino Unido.

The Royal Family ha emitido un comunicado explicando que la visita se ha cancelado debido a la expansión global del coronavirus COVID-19:

Después de consultar con el Gobierno de Su Majestad y con el Gobierno de Japón, Su Majestad la Reina ha acordado que, en las circunstancias actuales, la visita de Estado prevista al Reino Unido en la primavera de 2020 por parte de Sus Majestades, el Emperador y la Emperatriz de Japón, se posponga. La visita de estado se reprogramará en una fecha posterior.

Una decisión que se suma a todas las que están realizándose estos días, como por ejemplo el aplazamiento de la visita de los Reyes de España a la Casa Blanca para volver a encontrarse con Donald Trump (73) y Melania Trump (49).

[Más información: La reina Isabel II, evacuada del palacio de Buckingham ante el miedo al coronavirus]