Como en la escena de una romántica película, cobijados bajo el mismo paraguas, con una amplia sonrisa en sus rostros y agarrados del brazo. Así aparecieron este jueves el príncipe Harry de Inglaterra (35 años) y su esposa, Meghan Markle (38), en Londres. La pareja viajó hasta la capital inglesa con el fin de afrontar sus últimos compromisos como miembros de la Familia Real británica.

Noticias relacionadas

Este ha sido el primer acto conjunto al que ha acudido el matrimonio tras anunciar su renuncia, conocida popularmente como Megxit, que se efectuará el próximo 31 de marzo. Los duques de Sussex han presidido los premios de la fundación Endeavour, que recompensan los logros de los militares heridos o enfermos que han conseguido en el mundo del deporte y la aventura. 

Los duques de Sussex, Meghan Markle y Harry de Inglaterra. Gtres

Para la ocasión, Meghan se decantaba por un favorecedor vestido azul turquesa de manga corta y cuello caja, diseño de Victoria Beckham (45), y unos bonitos zapatos de ante azul marino Jimmy Choo. Harry lució un elegante traje azul marino. 

La pareja observó desde la primera fila los conmovedores vídeos que mostraban los desafíos aventureros que emprendieron los miembros de la comunidad de las Fuerzas Armadas. Y aplaudieron mientras veían a uno de los premiados, Danny Holland, arrodillarse y pedir matrimonio a su compañero en el escenario. Danny participó en una explosión mientras servía en Afganistán, y se ha convertido en piloto, ganando carreras en todo el Reino Unido y Europa.

No era la primera vez que Meghan acudía a este evento anual. Ya había asistido como prometida del príncipe en 2018. La segunda vez, cuando estaba embarazada y convertida en duquesa en 2019; y esta, la tercera, que será la última que presidirá como miembro de la Familia Real. 

"Es muy bonito estar de regreso (...) Es el tercer año que tengo la increíble fortuna de unirme a mi esposo aquí, y como todos saben, puedo sentirlo, es el espacio más inspirador", comentaba Meghan

La pareja, en el evento. Gtres

Una fuente ha desvelado a The Sun que tanto Meghan como Harry esperan ver al personal que ha trabajado para ellos, aquellos que perderán sus trabajos como parte de su decisión de abandonar Reino Unido. "Esperan ver en los próximos días y agradecer personalmente a muchos del equipo con el que han trabajado en los últimos años. Y aunque muchos ahora enfrentan la pérdida de sus trabajos, siempre han actuado con dignidad y han mostrado respeto por la difícil situación en la que se encuentran ahora", han comentado. 

El príncipe Harry regresó al Reino Unido la semana pasada para comenzar su ronda final de compromisos reales antes de que la pareja abandone oficialmente a la Familia Real. Y en medio de sus citas oficiales, el joven se sentó con su abuela, la reina Isabel II (93), para hablar. Se cree que la soberana le aseguró a su nieto que él y Meghan siempre tendrían un lugar en la Familia Real si cambiaban de opinión.

Meghan y Harry salieron juntos del acto. Gtres

Para el sábado está programada la asistencia de la pareja al benéfico Mountbatten Festival of Music, pero no será hasta el domingo, durante el servicio religioso de la Commonwealth, cuando los duques de Sussex se reúnan con la familia al completo por primera vez desde que anunciaran su retirada. Un acto celebrado en la abadía de Westminster, en Londres.

Además, el príncipe prevé mantener su rol como patrón de la maratón de Londres, que se correrá en el mes de abril. La portavoz de la pareja aseguraba que las prioridades de Harry siguen siendo apoyar el bienestar de los militares y mujeres, la conservación, el deporte para el desarrollo social, el VIH y Travalyst, que trabaja para movilizar la industria del turismo y los viajes por el bien social. Para Meghan, en cambio, su enfoque sigue siendo el empoderamiento de las mujeres, la igualdad de género y la educación.

[Más información: La última decisión de Harry y Meghan: dejarán de usar la marca 'Sussex Royal' esta primavera]