Albert Solà (62 años) se considera el hijo mayor de Juan Carlos I (81), fruto de una supuesta relación del emérito con una joven de buena familia en su juventud. El catalán acaba de relatar su historia, repleta de espías, secretos y teorías conspirativas, en el libro El monarca de la Bisbal, nombre con el que se refieren a él en la Ampurdà (donde creció y donde vive actualmente). Solà hace un repaso a su vida y a cómo llegó a descubrir que era el 'hijo ilegítimo' del rey emérito.

Noticias relacionadas

JALEOS ha hablado con el supuesto hermano mayor de Felipe VI (51) para responder a algunas de las preguntas que todavía quedaban por responder: qué le ha motivado a publicar el libro, cómo se encuentra su lucha para que le reconozcan como hijo ilegítimo de Juan Carlos o qué piensa de la monarquía actual, entre otros. 

¿Por qué publicar ahora el libro?

No busqué yo hacer el libro, ellos me vinieron a buscar. Hacer un libro no es una entrevista, que se lee hoy y mañana uno se olvida; y en la que el periodista escoge lo que quiere publicar. En el libro no ocurre eso, sale todo.

Albert Solà ha publicado el libro 'El monarca de la Bisbal'. Albert Balaguer.

¿Es más personal?

Más personal, y sale la verdad con todo detalle. Yo, francamente, no quería hacerlo porque sabía que eso iba a causar una polémica hacia mi padre y, el que más, a Felipe porque yo soy el hermano mayor. 

¿Ha sentido presiones para no escribir el libro?

Jamás. Ellos ya me tienen muy bien estudiado. 

¿Qué recibimiento ha tenido por parte de su entorno más cercano?

Bueno, hay algún familiar que no sale mal parado... pero sí, el 95% de la familia lo apoya. Soy muy querido en la tierra donde yo fui adoptado. 

¿Le ha mandado o ha pensado mandar el libro a Casa Real?

No, a estas alturas ya lo saben. Supongo que alguien se lo hará llegar o lo comprará él. Seguramente ya le han hecho un resumen. Pero yo no lo voy a mandar, porque en la última carta que le mandé a mi padre ya le dije que era la última carta que le iba a mandar y, a partir de ahora, le iba a demandar. 

En esa carta y en las posteriores ha asegurado que no le guarda rencor a Juan Carlos, ¿sigue pensando igual?

Sí, no hay rencor. En una de las primeras cartas lo perdonaba a él y a mi madre biológica, aunque ellos no eran culpables cómo se desarrolló la situación desde que nací. Eso lo tengo muy en cuenta, fue producto de los abuelos, presión de Franco... Ellos no tienen ninguna culpa. 

Ahora, él ya es mayor, y más siendo rey, que haya hecho caso omiso de mí... eso ya no me toca juzgarlo. 

Siendo su supuesto padre, algo le afectará, ¿no?

En su momento sí me afectó, pero ahora lo tengo muy asumido, no hay rencor y está todo perdonado. Y, siempre que él quiera, podrá venir a mí sin ningún tipo de rencor ni nada. 

Juan Carlos I mostró unos claros hematomas el pasado 22 de marzo debido a la operación.

¿Cómo ve en la actualidad a Juan Carlos?

Me preocupa su salud, no lo voy a negar. Pero yo parto de la base de que él tiene todos los medios económicos, todo el poder y todo un equipo médico a su alcance. Entonces, a mí personalmente no me preocupa porque quien mejor atendido va a estar es él. A partir de aquí, entonces, él ha hecho su vida y él es quien es porque se lo ha buscado. 

¿Qué nuevos pasos tiene previsto para que se le reconozca como hijo?

De momento hay abogados que ya me están presionando: "Hombre, Alberto, sigue...". Pero yo ahora estoy liado con el libro, y luego no sé... cada vez tengo menos ganas. Llevo 40 años con esa historia y, créame, que es muy agotador. 

¿Cuándo cree que dejará de luchar?

Yo, si por mi fuera, ya lo dejaría. 

¿Y por qué no lo deja? ¿Qué le motiva?

No me motiva esta lucha, pero soy muy fácil de convencer y voy al momento. Por ahora, creo que libro va a hacer más ruido que la batalla judicial. Si por mi fuera y no hubiera nadie que me hubiera buscado, no habría hecho nada más. 

¿Cómo se siente tras haber estado luchando durante años?

Lo único que me sabe mal es por qué esta historia ha llegado tan lejos, cuando él lo podría haber evitado. 

Albert Solá reclama ser el hijo mayor de Juan Carlos I.

¿Usted se habría sentido satisfecho con un simple encuentro?

Sí, yo incluso se lo propuse. Un encuentro a escondidas, que no lo iba a traicionar jamás. En silencio todo.

¿Cree que fue decisión suya o de Casa Real el no hacer el encuentro?

Un padre si quiere, por mucho que tenga el entorno en contra, pega un puñetazo en la mesa y dice: "Es un asunto personal mío y lo voy a resolver. ¡Se acabó!". Uno también tiene que tomar las riendas, ¿eh? Yo he tenido una hija fuera de matrimonio y yo la reconocí. Yo tenía ya deseos de hacerlo, porque ella no tiene ninguna culpa. 

¿Ha vuelto a ponerse en contacto con Ingrid, la belga que aseguraba ser hija ilegítima de Juan Carlos?

No me he vuelto a poner en contacto, lo que sí he notado es que últimamente me está siguiendo en Instagram. 

La portada del libro escrito por Albert Solà.

No es el único supuesto hijo ilegítimo que se ha puesto en contacto con usted, ¿sabría decir cuántos le han pedido muestras de ADN?

Pues la verdad es que no llevo la cuenta, pero podrían ser más de diez seguro. Si yo le contará... la verdad es que me he cansado, no le doy muestras de ADN a más nadie. Yo no los puedo juzgar, pero lo que sí es que me pregunto: "¿Por qué me buscan a mí? ¿Por qué no buscan a otro?". 

Al final, todos ellos le reconocen como el 'hijo ilegítimo' del rey, ¿eso le da un cierto reconocimiento a usted?

Sí, pero bueno, yo ya sé que soy el hijo del rey. Es igual que las pruebas de ADN que me hicieron los del CNI, yo les decía: "¿Para qué quiero las pruebas de ADN si yo ya sé que soy su hijo?". Y salió un resultado del 99%. 

¿Miembros del CNI se han vuelto a poner en contacto con usted tras publicar este libro?

Ahora se han pues en contacto conmigo, se han preocupado. Dicen: "¡Salimos!", y yo: "Hombre, cómo no vas a salir si hemos estado cinco años juntos". Pero no me han dicho nada, de lo que hay en el libro no va a haber queja o demanda alguna. 

¿Ha coincidido en alguna ocasión con Felipe o Letizia?

No, me hicieron coincidir en tres ocasiones para ver a mi padre en persona. Pero no a Felipe o Letizia (46). Es más, desde que estoy en la Ampurdá, no ha pisado esta zona nunca más (al menos que se sepa) ni la infanta Elena (55) ni la infanta Cristina (53); y antes venían bastante. 

¿Qué piensa de sus supuestas sobrinas, la princesa Leonor y la infanta Sofía?

Bien, yo las considero sobrinas. Yo a veces las veo y ante mí mismo digo: "¡Mira qué sobrinas más guapas tengo!". 

¿Cree que verá reinar a la princesa Leonor?

No creo. No por mí, pero tal y como está la situación... La corona tampoco ha hecho las cosas bien. Hay una carta en la que se lo dije a mi padre: "El silencio mesurado, es bueno. Pero el silencio prolongado, es traicionero". 

Muchos expertos piensan lo mismo. 

No lo han hecho bien. Ahora, el inicio de todo eso es mi padre, que hace años que se ha desbordado en ese sentido. Ha ido más bien para la suya. 

Ahora está jubilado, entre Sanxenxo y algún viaje. 

Como siempre. No me preocupa él. Él ya cumplió con lo que tenía que hacer, e hizo cosas buenas, ¿eh? Yo ya he dicho en varias ocasiones que él ha abusado demasiado de la corona, y ha tendido demasiado hacia su bienestar y sus caprichos. 

[Más información: El 'hijo ilegítimo' de Juan Carlos cuenta su historia: espías, secretos y teorías conspirativas]