La presión arterial alta o hipertensión es un problema cardiovascular que cada vez padecen más personas. Por ello, queremos mostrarte unos remedios caseros para bajar la tensión de forma natural y sin efectos secundarios.

No obstante, antes de tomar infusiones para bajar la tensión arterial alta, es importante que si estás siguiendo algún tratamiento médico para esta afección, consultes con tu especialista antes de combinarlo con estos remedios. Así te asegurarás de que no interfieran con el mismo. Y dicho esto, prepárate y toma nota. ¡Comenzamos!

Qué hacer para bajar la tensión alta

Padecer hipertensión supone una disminución de la calidad de vida, además de elevar el riesgo de padecer enfermedades que podrían ser mortales. Sin embargo, es una enfermedad que se puede regular y mejorar, sobre todo siguiendo unos hábitos de vida saludables.

Explicado de forma breve, la hipertensión se produce cuando las arterias se estrechan. Como consecuencia, la sangre debe ejercer más presión de lo habitual para fluir. Esto hace que el corazón se esfuerce para hacer que la sangre llegue a todo el cuerpo, por lo que puede debilitarse y afectar a las funciones de ciertos órganos como los riñones, el cerebro y el páncreas. De ahí la importancia de bajar la tensión tan rápido como sea posible. Puede estar ocasionada por la edad u otras patologías y cuando no se controla de forma correcta, aumenta la posibilidad de sufrir infartos, derrames cerebrales y otros trastornos graves.

Estos son algunos remedios caseros para bajar la tensión arterial de manera rápida y eficaz:

  • Reduce el exceso de peso corporal, sobre todo de la cintura.
  • Realiza actividad física de forma regular.
  • Sigue una alimentación sana y equilibrada.
  • Limita el consumo de sodio en la dieta.
  • Evita la ingesta de alcohol.
  • Deja de fumar.
  • Disminuye el consumo de cafeína.
  • Intenta controlar el estrés.
  • Consulta a tu médico ante los primeros síntomas.

Infusiones para bajar la tensión arterial

El médico debe establecer si es necesaria la administración de fármacos, aunque muchos casos pueden tratarse con soluciones más naturales. Considerando esto, es fundamental tener en cuenta que estos remedios caseros para bajar la tensión pueden ayudar a controlar este problema, pero nunca deben reemplazar a la medicación prescrita por un profesional.

Así, gracias a las propiedades de algunas plantas medicinales, se pueden elaborar infusiones para bajar la tensión y ayudar a estabilizarla. A continuación, te ofrecemos algunas de las más eficaces.

1. Infusión de apio

Los compuestos antioxidantes y fitoquímicos del apio lo convierten en una excelente alternativa para controlar y bajar la tensión arterial de forma natural. Estas sustancias son antiinflamatorias y también controlan la retención de líquidos.

Además, sus aportes de minerales esenciales ayudan a reducir la producción de cortisol, una hormona que, en niveles altos, puede aumentar el riesgo de padecer hipertensión. Para disfrutar de estos beneficios, pon a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, añade 20 gramos de apio. Deja reposar durante 15 minutos, cuélala y toma una taza todos los días.

2. Infusión de lavanda

Esta planta tiene propiedades sedantes que, además de calmar el estrés, es idónea para bajar la tensión arterial, sobre todo si es debida a problemas nerviosos. Sus activos naturales ayudan a estimular la actividad celular y favorecen la circulación de la sangre a través de las arterias.

Para preparar esta infusión, calienta 250 ml de agua y añade una cucharadita de lavanda cuando rompa a hervir. Deja reposar entre 15 y 20 minutos y cuélala, tomando una taza al día como mínimo tres veces por semana.

3. Infusión de orégano

El orégano tiene propiedades antiinflamatorias y diuréticas que contribuyen a aliviar la presión arterial alta. Sus compuestos activos, sobre todo el carvacrol, ayudan a limpiar las arterias para evitar problemas circulatorios.

Hierve una taza de agua y añade cuando llegue a ebullición una cucharadita de orégano. Deja reposar 15 minutos, cuélala y toma una taza a media mañana, como mínimo, tres veces a la semana.

4. Cola de caballo

Otra de las infusiones para bajar la tensión arterial es la cola de caballo. Y es que un gran número de casos de esta afección se deben a la retención de líquidos. Para estos casos concretos, esta infusión es un gran aliado.

Esta planta cuenta con propiedades diuréticas y antioxidantes que, al ser asimiladas por nuestro organismo, ayudan a eliminar los líquidos acumulados. Solo debes poner a hervir una taza de agua y agregar una cucharada de cola de caballo cuando comience a hervir. Deja reposar entre 10 y 15 minutos y cuélala antes de tomar en ayunas durante mínimo dos semanas.

5. Infusión de diente de león

Es una planta con propiedades diuréticas y otro de los remedios caseros para bajar la tensión. Sus antioxidantes y minerales ayudan a proteger los tejidos inflamados, estimulando la circulación sanguínea.

Para prepararla, hierve una taza de agua con una cucharada de diente de león y deja cocer a fuego lento durante tres minutos. Deja reposar y cuélala antes de beber, pudiendo tomarla una vez al día durante tres semanas como mínimo.

6. Valeriana

La valeriana es una hierba con propiedades sedantes y antiinflamatorias. Por ello, sus principios activos naturales ayudan a bajar la tensión generada por el estrés, lo que contribuye a restablecer el ritmo cardíaco.

Es un tranquilizante natural que puede reducir el dolor muscular, la depresión y el insomnio. Además, es uno de los remedios caseros para bajar la tensión y normalizar los lípidos de la sangre más eficaces. Puedes tomarla tanto en infusión como en extracto.