En España, muchas terrazas de bares, comercios, restaurantes y viviendas disponen de un toldo de exterior para protegerse del sol potente y directo, sobre todo en verano. Pueden ser de lona o de cualquier otro tejido tan resistente como para aguantar la posible caída de objetos.

Si tienes un toldo de lona o de otro material, es fundamental que conozcas cómo mantenerlo en perfecto estado. A continuación, te mostramos cómo limpiar un toldo, así como los cuidados que requiere en función del tejido con el que esté elaborado.

Cómo limpiar un toldo de lona

La limpieza no es la misma para todos los tipos de toldos, ya que cada uno es de un material diferente. No es lo mismo un toldo de ventana que uno de balcón, de terraza o un toldo de pérgola, así que el material con el que se haya fabricado determinará la forma de mantenerlo en buen estado.

Los tipos de toldos más comunes son los de lona, sin embargo, acumulan suciedad con mucha facilidad. Para limpiar un toldo de lona y mantenerlo en buen estado, presta atención a los siguientes pasos:

  • Mezcla un poco de detergente neutro con agua.

  • Empapa un trapo de algodón en la mezcla, escúrrelo y frota el toldo de exterior prestando atención a las partes más sucias.

  • También puedes limpiar un toldo con vaporeta para humedecer mejor las zonas más sucias antes de frotar con el trapo. La humedad y la elevada temperatura te ayudarán a despegar y eliminar la suciedad más incrustada.

  • A continuación, pasa un trapo humedecido solo con agua para eliminar los restos de suciedad y jabón.

  • Por último, deja que se seque al aire antes de enrollarlo.

Limpieza de un toldo de exterior de plástico

Son menos comunes, pero también hay balcones y terrazas con toldos de plástico. Estos cuentan con la gran ventaja de que son muy fáciles de limpiar, solo tienes que seguir estos consejos:

  1. Mezcla agua con un quitagrasas o un producto de limpieza similar.

  2. Humedece la superficie del toldo con la solución y cepilla hasta eliminar las manchas y restos de suciedad.

  3. A continuación, aclara con agua a presión usando una manguera o con un paño mojado solo en agua varias veces hasta eliminar todos los restos.

  4. Como en el caso anterior, espera a que se seque el toldo de exterior antes de recogerlo.

Cómo limpiar el moho de un toldo

Si se moja de forma constante, no es de extrañar que aparezca verdín o moho en un toldo. Suele ser de color verde y negra y estas manchas suelen producirse por la acumulación de humedad. Por eso es tan importante dejar que el toldo de exterior se seque por completo antes de enrollarlo. Para limpiar un toldo con moho sigue estas recomendaciones:

  1. Humedece por completo el toldo de lona o de plástico con agua caliente.

  2. Si las manchas no son recientes, utiliza un producto quitagrasas para que sea más sencillo eliminarlas.

  3. Frota con suavidad en las zonas a tratar para no dañar la tela del toldo.

  4. Después, aclara bien toda la superficie con agua.

  5. Es recomendable aplicar un producto antimoho apto para lona o plástico, según el material. Déjalo actuar el tiempo que indique el envase y vuelve a enjuagar con agua para retirar los posibles restos de suciedad.

  6. Para terminar, como siempre, deja que se seque por completo antes de recogerlo.

También puedes limpiar un toldo con vaporeta para desinfectarlo y, para lograr que no vuelva a aparecer el moho, tendrás que asegurarte de que no se acumule humedad en el material.

Consejos para limpiar un toldo

Después de conocer cómo quitar las manchas y limpiar un toldo de lona o de plástico, incluso con moho, te ofrecemos algunos consejos para mantenerlo limpio y en buen estado durante más tiempo:

  • Recoge el toldo de exterior siempre que empiece a llover para que no acumule humedad y prolifere el moho.

  • No enrolles el toldo si está mojado y si no lo puedes evitar, desenróllalo después hasta que se seque.

  • Para eliminar la suciedad del toldo y evitar que se acumule, cepíllalo como mínimo una vez por semana. Hazlo con un cepillo de cerdas suaves para no dañar el tejido.

  • Cuando quieras limpiar el toldo de exterior a fondo, usa una aspiradora primero para eliminar los restos de suciedad.

  • Evita el uso de jabones u otros productos de limpieza que no estén catalogados como tensoactivos y neutros. Si no poseen estas características, serán muy agresivos y pueden dañar el material.

  • Usa el agua a presión con manguera solo si el toldo está en un jardín o en un lugar donde haya un sistema de evacuación de aguas. Así no provocarás molestias a los vecinos y evitarás problemas.

  • Nunca laves un toldo en la lavadora, sobre todo si te preocupa que se estropee.

  • Es conveniente que elimines la mancha en el mismo momento en que la detectes para evitar que penetre todavía más en la tela y se reseque demasiado. Limpiar un toldo con vaporeta es ideal para eliminar las manchas difíciles.

  • Las manchas más habituales de los toldos son las de excrementos de pájaro, así que revisa cada día la lona para ver si se ha manchado y poder eliminar la mancha enseguida antes de que se reseque.

  • Por último, no te olvides de limpiar la zona interna del toldo de lona o de plástico pues, aunque se ensucia mucho menos que la parte externa, también acumula suciedad con el paso del tiempo.

También te puede interesar...