Desde que se instauró en España el estado de alarma y se decretó la obligación de usar mascarilla para frenar los contagios por Covid-19, estas han pasado a formar parte de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, aquellos que utilizan gafas tienen un inconveniente añadido: las gafas empañadas con la mascarilla.

De por sí resulta asfixiante andar todo el día con la mascarilla puesta, y para colmo, los que usan gafas tienen que soportar que los cristales se empañen todo el tiempo. Esto es debido a que se llenan de vaho e impide la visibilidad. Descubre cómo evitar que se empañen las gafas con la mascarilla con los trucos de los expertos.

Trucos para que no se empañen las gafas al llevar mascarilla

Las gafas empañadas con la mascarilla es algo habitual, motivo por el que muchas personas han tenido que recurrir a las gafas de contacto. Y es que, con las diferencias de temperatura entre el ambiente y la superficie del cristal, es inevitable que este acabe empañándose.

Pero esto no ocurre solo cuando llevamos mascarilla. Por ejemplo, sucede de forma natural cuando sales de un lugar demasiado caldeado en un día muy frío, o cuando entras en un lugar cálido y húmedo.

En el caso de las gafas empañadas con la mascarilla, el problema radica en el propio aire caliente generado por la respiración. En circunstancias normales, la exhalación es proyectada hacia delante para alejarla de nosotros, pero la mascarilla frena este proceso.

Por lo tanto, el aire se dirige hacia arriba buscando las comisuras abiertas de la mascarilla, en concreto alrededor de la nariz y por los laterales de las mejillas. Es entonces cuando atraviesan los cristales de las gafas y producen condensación.

Si nos encontramos en un ambiente fresco, el problema se acentuará todavía más, así que no te pierdas los siguientes trucos para que las gafas empañadas con la mascarilla dejen de ser un problema.

1. Pastilla de jabón

Este truco casero se ha hecho viral gracias a su efectividad. Consiste en limpiar los cristales de las gafas con una pastilla de jabón en seco por ambos lados. A continuación, limpia los restos con una gamuza, de manera que el jabón creará una película para impedir que el agua se deposite sobre el cristal y forme vaho.

Pasa la gamuza con cuidado para no eliminar la superficie humectante que estás intentando crear. Además, no conseguirás unas gafas más limpias, más bien podrías dañarlas, pues los cristales orgánicos tienen unas propiedades que pueden verse alteradas por frotar con productos químicos inadecuados.

2. Cruzar las gomas

Según los consejos de aquellos profesionales que están acostumbrados a llevar mascarilla, todos se basan en el mismo principio: evita que el aire salga hacia arriba. Para ello, tendrás que redirigirlo por los laterales de la mascarilla.

¿Y cómo se consigue esto? Pues ajustándola mejor, por ejemplo, cruzando las gomas a la altura de las orejas para ceñirla más a la barbilla y la nariz. De este modo, el vaho se verá obligado a dirigirse hacia los laterales. No obstante, la eficacia de este truco depende también de la forma del rostro.

3. Utilizar esparadrapo

Para evitar las gafas empañadas con la mascarilla, otros profesionales aconsejan sellar la parte de arriba pegándola con esparadrapo.

Este remedio puede resultar algo engorroso si vamos a llevar la mascarilla durante poco tiempo. Así que, en este caso, puedes subir la mascarilla más arriba, casi hasta los ojos. De este modo, la respiración no alcanzará el cristal. Y recuerda, cuanto más grande sean las gafas, más difícil será que se empañen.

4. Colocar la mascarilla por debajo de las gafas

Si todos los demás trucos fallan y no consigues evitar las gafas empañadas con la mascarilla, quizás te resulte útil ponerte las gafas por encima de la mascarilla bien pegada a la piel.

Si todavía no has conseguido solucionar el problema, aleja los cristales del chorro de vaho que sube situando las gafas hacia la punta de la nariz. Es cierto que el foco de visión cambiará, pero el truco es efectivo.

5. Media patata y papel de cocina

El almidón puede convertirse en tu mejor aliado contra las gafas empañadas con la mascarilla. Y es que esta sustancia consigue evitar la formación de vaho. Solo tienes que cortar una patata por la mitad y restregar el interior por ambos lados de los cristales de tus gafas.

Después, retira muy bien los restos con un poco de papel de periódico. De lo contrario, se quedará una capa fina blanquecina tan incómoda que dificultará la visión.

6. Pañuelo de papel

Por último, te mostramos un truco en exclusiva para las mascarillas ajustables en la zona del tabique de la nariz. Coge un pañuelo de papel, dóblalo en pico y colócalo debajo de la mascarilla, justo en la zona ajustable metálica.

El papel absorberá la humedad de manera eficiente, pero, para asegurarte de que no sale nada de vaho, puedes poner un poco de esparadrapo y fijar la mascarilla justo por debajo de los ojos.

Consejos para evitar el vaho en tus gafas

Además de todos estos trucos para evitar las gafas empañadas con la mascarilla, te ofrecemos unos consejos para impedir que se forme el molesto vaho en los cristales:

  • Mejor utilizar un tipo de gafas cuya montura no quede demasiado pegada al rostro, así correrá mejor el aire. Y también es muy importante ajustarlas de forma correcta.

  • Mantén siempre las gafas limpias, pero no es necesario que utilices productos especiales, solo el paño que te entregan en la óptica junto con el estuche.

  • También puedes pedir que les den a tus gafas un tratamiento antivaho. Esto consiste en una capa de dióxido de titanio que previene la condensación de forma permanente.

  • Por último, puedes utilizar soluciones salinas hidrofóbicas, así como toallitas antivaho. En ambos casos, repelen el agua al crear una película protectora que cubre el cristal al limpiarlo, manteniendo tus gafas en perfecto estado.

También te puede interesar...