El hábito de morderse las uñas, conocido en el ámbito médico como onicofagia, es compulsivo y, a pesar de que pueda parecer que solo es un problema estético, también puede ocasionar múltiples lesiones físicas. Las más habituales son: deformación de las cutículas, infecciones en los dedos, problemas en los dientes y encías, enfermedades producidas por bacterias u hongos de las uñas, estomacales (si ingieres las uñas) y respiratorias (si es aspirada alguna uña o se queda atascada en la laringe).

Las causas por las que aparece el hábito de la onicofagia pueden ser de dos tipos: externas, que están relacionadas con la ansiedad y el estrés provocados por circunstancias laborales o personales, e internas, derivadas de problemas emocionales y alteraciones del sistema nervioso debido a vivencias traumáticas. Si nuestros problemas son de tipo emocional, te compartimos un artículo sobre cómo combatir la ansiedad.

Sea cual sea tu caso, y si consideras que ya es momento de dejar de comerse las uñas, descubre nuestros consejos.

Productos para no morderse las uñas

  • Esmaltes amargos transparentes: estos esmaltes son totalmente inocuos y puedes adquirirlos en farmacias. Su sabor es tan fuerte que evita que te muerdas las uñas al mismo tiempo que las protege. Además, se usa como un esmalte normal y podrás usarlo una vez al día o cuando creas conveniente. Si deseas retirarlo solo necesitas un poco de quitaesmalte.
  • Infusiones relajantes: la mayoría de las ocasiones, morderse las uñas está provocado principalmente por el estrés, de manera que una infusión de hierbas relajante puede ayudarte a reducir la ansiedad y los nervios. La valeriana, la tila o la pasiflora son idóneas para tal fin.
  • Chicles o raíces: a veces, la mejor manera de evitar comerse la uñas es teniendo la boca ocupada, pero no podemos estar siempre comiendo. La solución perfecta es masticar un chicle o caramelo sin azúcar, incluso puedes usar algunas raíces como la de jengibre o el palidú, la raíz de una planta conocida como regaliz.
  • Aceites amargos: como en el caso de los esmaltes amargos, también hay aceites que cumplen la misma función y son productos más naturales. Los más indicados son el aceite de árbol de té, que además es antibacteriano, y el aceite de nim, los cuales aportan un amargor muy desagradable a nuestras uñas. Puedes usarlos hasta dos veces al día.
  • Ajo y limón: estos ingredientes siempre los tenemos a mano en casa, y lo único que tienes que hacer es restregarte cualquiera de ellos por las uñas, incluso pimienta negra. Pero hazlo con precaución para evitar reacciones en la boca.
  • Dieta rica en aceites esenciales: los alimentos ricos en vitamina B y ácidos grasos Omega 3 producen una sensación de saciedad durante más tiempo. Por ello, podrían ser buenos aliados para dejar de comerse las uñas. Intenta introducir en tu dieta alimentos como el aguacate, los frutos secos, el salmón o la avena.

Cómo dejar de morderse las uñas

Existen muchos trucos que pueden ayudarte a erradicar la onicofagia para tener unas manos más saludables, bonitas y cuidadas. El aspecto de nuestras manos es fundamental, y unas uñas mordidas estéticamente no son muy agradables a la vista. Aparte de los productos que hemos mencionado para eliminar este mal hábito, te ofrecemos los siguientes trucos que también son muy eficaces para combatir este problema.

  • Una aplicación para el móvil: existe una aplicación para el móvil que ofrece sencillos consejos y muy efectivos que, combinado con una aplicación de Raylex, podría ayudarte a eliminar este hábito en unos 18 días. Esta aplicación es gratis y se llama App Raylex.
  • Hazte la manicura: este truco está más destinado a las mujeres, pero no debes descartarlo ya que es muy efectivo. Existen colores neutros o transparentes que pueden ayudarte a eliminar la práctica de comerse las uñas, incluso puedes optar por utilizar uñas postizas. De este modo, ocultas las naturales estropeadas por este acto impulsivo al mismo tiempo que evitas comértelas. Si decides utilizar este truco, os compartimos un artículo sobre cómo hacerte la manicura en casa.
  • No ingieras bebidas estimulantes: es muy importante evitar el consumo de bebidas que te pongan más nervioso, si no será mucho más difícil erradicar la onicofagia. A la hora de tomar té, café, bebidas alcohólicas, energéticas o con cafeína, piénsatelo dos veces o, inconscientemente, te pondrás más nervioso potenciando este mal hábito.
  • Utiliza guantes: nada mejor como una buena barrera que nos impida llegar a nuestras uñas para no poder morderlas. El uso de guantes durante todo el tiempo que te sea posible es una técnica muy efectiva para erradicar este problema. Por ejemplo mientras ves la televisión, lees o permaneces en la sobremesa descansando o charlando con tu familia.
  • Aprieta una pelota: se llaman pelotas antiestrés y no es casual, pues realmente te relajan y evitan la rutina de comerse las uñas. Son las mismas que suelen utilizarse para la rehabilitación de problemas en las manos. Están hechas de goma y funcionan bastante bien para eliminar el estrés, la ansiedad y la angustia ocasionados por momentos difíciles.

Ten presente que, a pesar de que los trucos y productos para erradicar la onicofagia son muchos, tu fuerza de voluntad es muy importante en estos casos, tanto como lo es a la hora de dejar de fumar. Así que ten paciencia y no te des por vencido, si no te funciona un método prueba con otro, pero no desistas, porque dejar de morderse las uñas es posible. ¿A qué esperas para intentarlo?