Seguro que en alguna ocasión a lo largo de tu vida te has puesto un pantalón, falda o vestido y has comprobado con horror que la cremallera está rota. Pero eso no es lo peor, pues se te puede romper fuera de casa y tener que estar todo el día pendiente de ella. 

Si no quieres deshacerte de una prenda solo por eso, en este artículo te mostramos cómo arreglar una cremallera que se abre al cerrarla. Con unos sencillos consejos y trucos para arreglar cremalleras solucionarás cualquier problema enseguida. ¡Toma nota!

Cómo arreglar una cremallera rota

En cualquier prenda o complemento, si los hemos usado mucho o tienen problemas de calidad, las cremalleras son unas piezas que se suelen romper con bastante facilidad. Las más delicadas son las de plástico, y se utilizan sobre todo en carteras y bolsos, mientras que las de metal, utilizadas en chaquetas o pantalones, tienen mayor resistencia.

Uno de los errores más comunes que influye en la rotura de las cremalleras es utilizar un tamaño inadecuado en una prenda que utilizamos mucho. Y es que las cremalleras no se miden solo por el largo, sino también por el tamaño de sus dientes y su carro. Por eso, las cremalleras que no tengan una buena proporción entre estos componentes fallarán con toda seguridad.

Además, son muchos los problemas que pueden indicarnos que una cremallera está rota, como por ejemplo: deslizamiento de los dientes, el carro se sale de la línea de la cremallera, rotura del tope, se abre sola… A continuación, te mostramos algunos trucos para arreglar cremalleras rotas y evitar así que tengas que desechar la prenda.

1. Qué hago si la cremallera no cierra

Si al intentar cerrar una cremallera se vuelve a abrir con el paso del carro, es debido a que hay un mal agarre de los dientes. En este caso, para arreglar una cremallera que se abre al cerrarla, debemos ajustar el carro de nuevo en su lugar. Para ello, coge unas pinzas o tenazas pequeñas y aprieta la base del carro. Oprime a ambos lados sin ejercer mucha presión o acabaremos por romperlo. Lo ideal es presionar de forma suave e ir probando hasta que la cremallera deje de abrirse.

2. El carro se salió de la cremallera

Esto puede ocurrir por dos motivos: o la cremallera ha perdido el tope y por eso se sale del carril, o bien ha perdido los dientes y por eso se ha deslizado el carro por completo.

En cualquiera caso, lo primero que debes hacer para arreglar una cremallera en esta situación es colocar el carro de nuevo en su lugar. Para ello, se puede hacer un agujero pequeño entre los dientes superiores, lo que te permitirá abrir un poco la línea de los dientes. Por esa abertura es por donde reengancharemos el carro.

En caso de que la cremallera sea de enganche, es decir, que el carro esté enganchado a una sola línea, no hace falta hacer un agujero en la línea contraria. En cambio, si la cremallera no es de enganche, el mismo corte que se hizo a la altura de los dientes superiores se debe hacer en el otro lado. Por último, se cosen los cortes para que el carro no se vuelva a salir.

3. Si el tope de la cremallera se estropea

También puede salirse el carro de la cremallera porque se ha perdido el tope. En este caso, uno de los trucos para arreglar cremalleras más efectivo es fabricar uno nuevo. Existen en el mercado topes o piezas metálicas que se pueden añadir al pie de la cremallera y se aprietan con unas pinzas. Es la mejor opción y además es económico y muy sencillo de colocar.

Otra opción es crear tú mismo el tope. Para ello, puedes utilizar un retal de tela gruesa y coserlo al extremo de la cremallera donde tendría que estar el tope. Si se trata de un cierre pequeño, como por ejemplo de nylon, será suficiente con algunos puntos de hilo grueso para hacer el tope.

4. La cremallera está atascada

Ya hemos visto cómo arreglar una cremallera que se abre al cerrarla, y ahora vamos a ver el caso contrario. Cuando la cremallera se atasca suele ocurrir que el carro necesita lubricación. Para solucionarlo, raya la parte interna de la base del carro a ambos lados con la ayuda de un lápiz de grafito bien afilado. Esto será de gran ayuda para el mecanismo.

Si el problema a la hora de arreglar una cremallera es que está dura para subir y bajar, toma una vela y frótala a lo largo del cierre para que el carro se deslice mejor. También puedes utilizar vaselina, un producto perfecto para lubricar.

Trucos para solucionar imprevistos

Si te ocurre algún imprevisto fuera de casa, te ofrecemos un par de trucos para arreglar cremalleras que deberías tener en cuenta en caso de un apuro:

  • El truco del papel. Si de repente notas que tu cremallera se abre sola, es porque la pata que frena el carro se ha estropeado. Para poder arreglar una cremallera y evitar una situación incómoda haz lo siguiente: consigue un pedazo de papel pequeño, sube el carro hasta el tope superior y coloca el papel en la boca del carro. Deslízalo hacia abajo hasta que se atranque y…, ¡problema resuelto!

  • El truco del aro. También puede ocurrir que el tirador que te permite subir y bajar el carro se rompa o se salga. Si te resulta imposible volver a colocarlo, usa el aro de tu llavero y colócalo en el hueco superior del carro, donde estaba el tirador. También puedes hacerlo con un clip, así tendrás un gancho para subir y bajar la cremallera.

También te puede interesar...