Los expertos que estudian el origen del coronavirus Sars-CoV-2 dicen que no hay más margen de maniobra. Es ahora o nunca. Así lo han advertido en una carta publicada este mismo miércoles en la revista Nature, donde denuncian que la búsqueda del origen de la pandemia está "paralizada" y que el tiempo para buscar pruebas concluyentes "se está acabando". "La búsqueda de los orígenes del SARS-CoV-2 se encuentra en una coyuntura crítica", apuntan los investigadores. 

Noticias relacionadas

"La ventana de oportunidad para llevar a cabo esta investigación crucial se está cerrando rápidamente: cualquier retraso hará que algunos de los estudios sean biológicamente imposibles. Entender los orígenes de una pandemia devastadora es una prioridad mundial, basada en la ciencia", alertan en su artículo. "Los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 disminuyen, por lo que recolectar más muestras y analizar a las personas que podrían haber estado expuestas antes de diciembre de 2019 arrojará rendimientos decrecientes".

En ese sentido, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha reconocido la necesidad de acelerar los nuevos estudios para hallar los orígenes del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, y que la organización "está avanzando en sus planes para comprender sus orígenes".

El viernes pasado el organismo sanitario internacional de Naciones Unidas abrió una convocatoria a científicos de todo el mundo para que presentaran su candidatura al nuevo Grupo de Asesoramiento Estratégico sobre los Orígenes de los Nuevos Patógenos (SAGO, por sus siglas en inglés).

El SAGO estará compuesto por expertos que actuarán a título personal, no como representantes de los Estados miembros, y desempeñará un papel fundamental en el estudio de la aparición de nuevos patógenos, incluida la siguiente fase de estudios sobre los orígenes del SARS-CoV-2. "Animamos a todos los profesionales cualificados a presentar su candidatura. Necesitamos a los mejores para formar parte de este nuevo e importante grupo consultivo", ha apuntado el máximo dirigente de la OMS.

Al respecto, Tedros ha defendido que "el SAGO no retrasará el avance de los estudios sobre los orígenes del SARS-CoV-2". "El informe del equipo internacional publicado en marzo esbozaba una serie de estudios que pueden llevarse a cabo sin demora. Hemos animado a todas las partes a proseguir esos estudios", ha defendido.

Maria Van Kerkhove, responsable de enfermedades emergentes de la OMS, ha respondido al equipo de científicos de la misión en China que "no hay un plazo" para los estudios de los orígenes del SARS-CoV-2. "No hay un plazo, hay muchos científicos y llevarán a cabo los estudios sin demora porque hay urgencia. Hay muchos estudios en China y en otros lugares del mundo", ha comentado.

El director del programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, ha recordado que "la perspectiva de una fuga en un laboratorio de Wuhan es una hipótesis". "Lo que intentamos hacer es establecer prioridades. Lo más importante es identificar la probabilidad de que haya un traspaso de un animal a una persona, que es más probable de que haya una fuga en un laboratorio. Los colegas de China dicen que la hipótesis de la fuga de un laboratorio está infundada. Algunas hipótesis son más probables que otras, pero todo está sobre la mesa y es necesario una mayor investigación", ha admitido.

Por otra parte, Tedros ha valorado la situación epidemiológica de la COVID-19 a nivel mundial. "Después de aumentar durante casi dos meses, el número mundial de casos y muertes por COVID-19 se mantuvo estable la semana pasada. Pero se mantiene estable en un nivel muy alto: más de 4,5 millones de casos y 68.000 muertes. Mientras este virus circule en cualquier lugar, es una amenaza en todas partes. No hay atajos", ha remachado.