Vacunas contra variantes: esta podría ser la sinopsis de la lucha contra la pandemia de la Covid-19 en la primera mitad de 2021. Lograr la mayor cobertura poblacional con  vacunas que están demostrando una eficacia por encima de las previsiones más optimistas es una carrera contrarreloj para cortar el paso a la aparición de nuevas variantes del coronavirus SARS-CoV-2 que, por principio de adaptación, logren desarmar las defensas y reducir la efectividad de los fármacos. 

Noticias relacionadas

Sin ánimo de insistir en paralelismos cinematográficos, el último motivo de preocupación parece tirar del manual de secuelas: no contento con haber mutado, el villano emprende una 'doble mutación' en lo que ha venido a denominarse 'variante india' o B.1.617. La incidencia de esta cepa coincide con una devastadora 'segunda ola' en la India que la sitúa, con más de 350.000 positivos diarios y más de 2.700 fallecidos en 24 horas, en el nuevo epicentro global de la pandemia.  

La variante 'doble mutante' combina efectivamente dos mutaciones ya clasificadas, la E484 y la L452, que son "motivo de preocupación " según la Organización Mundial de la Salud. Solo la mutación L452, descrita en la literatura científica, supondría una transmisibilidad un 20% mayor y un descenso del 50% en la respuesta de los anticuerpos a la infección, según alertaba en medios Anurag Agrawal, del Consejo para la Investigación Industrial y Científica de la India. La variante, minoritaria en enero, aparece en el 60% de los casos secuenciados en el estado de Maharashtra y su principal ciudad, Bombay, epicentro de la actual crisis.

En estos cuatro meses la variante se ha detectado en una veintena de países, y todos los casos correspondían a viajeros procedentes de la India. Australia suspendió los vuelos con el país asiático tras detectar dos casos en su suelo, que han provocado tanto el confinamiento de la ciudad de Perth como la región contigua de Peel. Italia, que ha prohibido la entrada a personas que hayan estado en las últimas dos semanas en el país asiático, detectó sus primeros casos en dos retornados en el Véneto. En España, Sanidad ha respondido a la petición de Madrid de suspender vuelos imponiendo una cuarentena a todos los viajeros procedentes de India.

Sin embargo, tal y como recoge Financial Times, la comunidad científica también pide relativizar el impacto real de esta variante 'doble mutante'. Empezando por el propio Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, que señalaba que, proporcionalmente, los "30.000 casos diarios notificados por Argentina" indicarían una incidencia más grave. Por otro lado, solo un 10% de la población india ha recibido una primera dosis de una vacuna -AstraZeneca, distribuida como 'Covshield', o su fórmula local, 'Covixin'- por lo que las variantes que circulan no son necesariamente las más resistentes a la vacunación.

"Hay que abordar estas cosas sin entrar en pánico", declara llanamente Jeffrey Barrett, director de la Iniciativa Genómica Covid-19 en el Wellcome Sanger Institute de Cambridge. "El hecho de que la variante originada en la India no se haya expandido ampliamente en el Reino Unido, pese a que pisa suelo británico desde el pasado febrero, sugiere que no es tan transmisible como la B.1.1.7.". Este último código nos resulta familiar: se trata de la 'variante británica' más contagiosa que se ha vuelto predominante en el primer trimestre de 2021 en Europa Occidental.

La 'variante británica' ha cambiado el rostro de la pandemia en Occidente. Las UCIs siguen llenas, pero los pacientes son más jóvenes y corresponden a colectivos aún no vacunados. Los anticuerpos generados por las vacunas pueden ser menos efectivos contra variantes como la sudafricana o la brasileña, pero como recordaba Ester Lázaro Lázaro, investigadora especializada en evolución de virus del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), "la inmunidad es mucho más que los anticuerpos". Factores como la inmunidad celular, que se cimenta con la segunda dosis o booster, logran que la infección por Covid-19 en una persona vacunada sea leve y de baja mortalidad.

En los países desarrollados, el advenimiento de las vacunas y la resistencia del sistema hospitalario ha dado paso a una pandemia menos cruenta. India, en estos momentos, es el reverso de la moneda. El primer embate de la Covid-19 no fue tan grave, pero la segunda ola ha fulminado rápidamente sus recursos asistenciales. La falta de oxígeno está acabando con la vida de los pacientes ingresados en Bombay, lo que ha motivado un llamamiento a la comunidad internacional para que proporcione recursos. La OMS, por su parte, baraja aprobar de urgencia la vacuna china de Sinopharm para aumentar las dosis distribuidas a través del mecanismo de cooperación COVAX.

También es la evidencia de que, frente a la pandemia, ninguna crisis sanitaria nos es ajena. Superar la primera ola llevó a la India a relajarse, retomando actividades como los baños multitudinarios en el Ganges. Una fotografía que se repite calcada en otros países en desarrollo, con sistemas sanitarios infradotados y potenciales incubadores de variantes que, esta vez sí, dobleguen a la vacuna. "Cada nueva infección es una nueva oportunidad para el virus de que surjan combinaciones de mutaciones que le sean favorables. Urge que la vacunación avance en todos los países para que podamos volver a respirar tranquilos", insta Lázaro.

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información