Cada día se conocen nuevas informaciones sobre la Covid-19, a pesar de llevar más de un año entre nosotros. Una de las cuestiones que más preocupa a los expertos y a la ciudadanía de la aparición de nuevas variantes.

Noticias relacionadas

En Andalucía, concretamente, ya conviven seis, aunque la predominante es la británica con un 90% de penetración en la comunidadAdemás de la original y esta segunda, se encuentran la de Ghana, la sudafricana, la de Uganda, localizada hace un mes, y una última, que se le conoce por su numeración B1258Aún no tiene nombre, pero ya se sabe de ella que procede de países de Centroeuropa y que es más contagiosa que otras.

En conversación con EL ESPAÑOL, Nicola Lorusso, epidemiólogo, asesor técnico de la Dirección General de Salud Pública de la Junta de Andalucía y miembro del comité de expertos, asegura que los 16 casos detectados son todos locales. No obstante, por el momento, no parece la más importante de las seis convivientes.

Ninguna de estas personas se ha contagiado en algún país centroeuropeo, no hay constancia de que procedan o hayan hecho algún viaje. En concreto, esta cepa ha tenido una expansión muy importante en esta zona del continente, sobre todo en la República Checa y Eslovaquia.

Los casos han sido detectados en las provincias de Almería, Córdoba y Málaga de esta nueva variante, que ya ha sido declarada al Centro Nacional de Microbiología y se ha enviado información a la Unión Europea para tipificarla.

Un aumento de casos

Según explica el epidemiólogo, presenta mutaciones que son parecidas a la británica, a la que se le achaca el aumento de la transmisión. De hecho, a la espera del fin de la secuenciación de esta nueva cepa, algunos de los casos que están identificados mediante cribado como británica podrían ser de la B1258.

Por tanto, sospecha que en las próximas semanas habrá más casos, habrá que seguir vigilantes y potenciando las tareas de secuenciación para conocer la procedencia de los nuevos positivos que se vayan detectando. "Esto último es el gran logro de Andalucía", señala Lorusso, porque se espera la aparición de más variantes.

Nicola Lorusso, coordinador del sistema de vigilancia epidemiológica de Andalucía y epidemiólogo del distrito Costa del Sol. Fernando Ruso

Precisamente, la pasada semana fue detectado el primer caso importado de la brasileña en Andalucía, concretamente en Sevilla. De la sudafricana se han confirmado once, siete importados y cuatro por contagio entre ellos, y de la de Uganda hay otros cuatro, con un fallecido y el resto en curación sin secuelas.

La cuarta ola 

Según el último recuento, Andalucía ha registrado en la última jornada un total de 1.207 positivos y tres fallecidos, tras varios días superando los 2.000. Ello ha provocado que la tasa de incidencia acumulada encadene 13 días subiendo y se sitúe en 225,3 por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, 23,5 puntos más en dos días y 69,9 por encima de la tasa de 155,4 del lunes pasado.

Ante esta situación, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha advertido que la región se encuentra en una situación de "alto riesgo". Por ello, augura dos meses "muy complicados" y que son cruciales para intentar salvar el mayor número posible de andaluces y para reducir los contagios.

Por su parte, el epidemiólogo asegura que la fase de meseta o de estabilidad de las últimas semanas ha finalizado sin que aún no han aflorado los contagios durante el periodo festivo de la Semana Santa. "Ahora estamos en un periodo con una tendencia ascendente", señala Lorusso, y con la presión asistencial en los hospitales no se puede ser optimista. No obstante, confía en que esta cuarta ola no se desarrolle con la intensidad de la tercera.

En la última jornada 1.473 personas están hospitalizadas por coronavirus en la región, 80 más que la víspera, 297 de ellas están en UCI con la peculiaridad que cada vez son pacientes más jóvenes debido al avance de la vacunación en la población más envejecida.