Son muchas las modas y tendencias que van surgiendo en relación con el bienestar y la estética en España. Algunas de ellas no son más que operaciones de márketing sin valor real alguno. Otras, en cambio, sí parecen tener buenos resultados.

Noticias relacionadas

Uno de los más curiosos es el jabón negro africano, que aunque comenzó a ser popular es España y otros países occidentales hace algunos años, atesora una larga trayectoria en África, su lugar de origen, desde hace mucho más tiempo.

Tradicionalmente, el jabón negro africano es un producto totalmente natural elaborado con cenizas de plantas originarias de la parte occidental del continente, entre las cuales podemos desracar las mazorcas de cacao, el aceite de coco, derivados de la hoja de palmera, incluidos el aceite de palma, la corteza de plátano, que contiene hierro y la manteca de karité.

Es de ellas que obtienen ese particular color oscuro que lo caracteriza. La receta tradicional de jabón negro africano no contiene tintes, fragancias ni perfumes. Esto hace que sea un producto apto casi para todo el mundo, como las personas con piel sensible y alérgicas a ciertos aditivos.

A este producto se le atribuyen interesantes beneficios para el cuidado de la piel. Entre ellos, los que vamos a explicar a continuación.

Antibacteriano y buen exfoliante

El jabón negro africano tiene propiedades que ayudan a eliminar las bacterias de la piel. Un estudio en el Journal of Microbiology and Biotechnology Research comparó el jabón negro africano con los jabones medicinales y llegó a la conclusión de que fue más eficaz para eliminar y reducir ciertas bacterias, tales como Staphylococcus aureus, Staphylococcus epidermidis, Bacillus spp, Escherichia coli o Corynebacterium spp.

Pero no solo eso, sino que también se considera que es un buen producto para la exfoliación de la piel: sus ingredientes le confieren una textura levemente abrasiva. Esto hace del jabón negro africano un exfoliante natural que ayudaa a limpiar la piel muerta que puede bloquear los poros y causar irritaciones.

Debido a la manteca de karité y los aceites que contiene, puede ayudar a humectar la piel y reducir la picazón. La manteca de karité y la vitamina E también pueden ayudar a nivelar las manchas oscuras y el enrojecimiento, en especial el causado por el afeitado o el depilado. Otras evidencias apuntan a que este jabón ayuda a aliviar el eccema.

En un estudio reciente publicado en el Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology, el 91% de los usuarios de jabón negro dijeron que estaban muy o algo satisfechos y encontraron que el jabón era útil para las afecciones de su piel. Otro dato extraído de esta misma encuesta, señala que el 23% de los entrevistados aseguraba utilizarlo para prevenir el acné. De ellos, el 39% no dudó en afirmar que estaban "muy satisfechos" con los resultados, mientras que el 44% estaba "algo satisfecho".

Cómo usarlo

En principio, no existen evidencias de efectos secundarios vinculados con su uso. De hecho, los estudios evidencian que es aplicable y posee efectos positivos en casi todo tipo de pieles, ya sean grasas, secas o mixtas. No obstante, sí parece necesario tener en cuenta algunas precauciones para asegurar un buen uso.

El jabón negro africano real, sin procesar, tiene una textura rugosa. Aunque la textura natural es ideal para eliminar la piel muerta durante la exfoliación, es aconsejable suavizarla antes de su uso.

Para ello, basta con sacar un pequeño fragmento de la barra y frotarlo entre las manos. Otra opción es disolverlo en agua antes de usarlo. La textura rugosa ya es un exfoliante en sí misma, por lo que no es necesario frotar.

También puede considerar frotar la barra en un paño suave primero para una limpieza suave o para usar en erupciones. Sea cual sea el método, es necesario asegurarse de enjuagar bien el jabón con agua tibia después de su uso.