El coronavirus se cobra ya siete víctimas en Italia, según han informado las autoridades sanitarias del país. La última es un hombre de 62 años de Castiglione d'Adda que tenía problemas cardiacos y renales importantes. Se trata del cuarto paciente fallecido este lunes debido al brote que ha convertido a Italia en el tercer país con más infectados por este preocupante virus. 

Noticias relacionadas

El país se ha convertido ya en el tercero en número de contagiados por el COV-19, con más de 220 casos positivos, solo superados por los más de 760 en Corea del Sur y los más de 77.000 en China, foco del contagio.

Los tres fallecidos anteriores eran una mujer de avanzada edad que falleció en la provincia de Cremona, un hombre de 78 años de Vo' Euganeo, en la provincia de Padua (Véneto) y otra mujer de 77 años que estuvo en Codogno y que dio positivo al virus en una prueba realizada tras su muerte.

En total se han registrado 219 casos positivos en este momentos: 167 en Lombardia; 26, en Véneto; 18, en Emilia Romaña; 4, en Piamonte y 3 en el Lazio -dos turistas chinos y un investigador repatriado de Wuhan- de los que solo 99 continúan ingresados en el hospital. De esos, 23 continúan en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). El resto -91- están siendo monitoreados desde un aislamiento en sus propias casas y no necesitan particular atención médica.

La crisis por el coronavirus en Italia ha llevado a una serie de medidas de sanidad pública inéditas, como la cancelación del Carnaval de Venecia, la suspensión de varios actos de la Semana de la Moda de Milán y especialmente el cierre de diez municipios de Lombardía y uno del Véneto. Austria ha suspendido el tráfico ferroviario a través del paso de Brennero al detectar a dos pasajeras con posibles síntomas de COVID 19, antes llamada 'neumonía de Wuhan'.

Asimismo, se han producido los primeros problemas de desabastecimiento en supermercados y farmacias de la región, especialmente en lo referente a mascarillas. Escuelas y universidades permanecen total o parcialmente cerradas esta semana también en las regiones vecinas de Piamonte (Turín), Friuli-Venecia Julia y Emilia-Romaña (Boloña).

El enigma del paciente italiano

La rapidez del contagio en suelo italiano contrasta con un enigma que las autoridades sanitarias se esfuerzan en dilucidar: el 'paciente uno', un hombre de 38 años identificado como 'Mattia', se encuentra ingresado en el hospital Sacco de Milán en estado grave. Pero cómo llegó a contagiarse Mattia es el verdadero enigma.

En las últimas horas se ha especulado con que el 'paciente cero', o vector de contagio, fuera 'Donato', un empresario de Fiorenzuola d'Arda (Piacentino) que estuvo recientemente en China y que estuvo en una cena a la que asistió Mattia. Pero Donato no ha tenido síntomas de COVID 19, y los análisis que se le han hecho después de ingresarlo dan por el momento negativo, por lo que no podría tratarse del transmisor.

Además, la rapidez con la que se multiplican los casos hace pensar que Mattia sea un "supercontagiador", es decir, un paciente con una gran capacidad para transmitir el coronavirus, y que las urgencias del hospital de Codogno en donde fue atendido se convirtieron así en el foco del brote.

Sin embargo, el anciano que murió en Vo' Euganeo enfermó de forma prácticamente simultánea, pese a que Mattia no había visitado esa comunidad y se encuentran separadas por una gran distancia. Podrían existir por lo tanto dos focos del brote, que el alcalde vincula con "negocios chinos" de la comunidad que sí importarían desde las zonas afectadas por la cuarentena. Esta hipótesis, sin embargo, no está confirmada