La invasión publicitaria ha alcanzado cotas insospechadas en los hogares estadounidenses. La administración ha urgido a numerosas empresas del país a que retiren todos aquellos productos intravaginales que no cumplan con los propósitos médicos para los que fueron diseñados.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha detectado una proliferación de los anuncios sobre estos productos, que prometen tratamientos médicos que no cuentan con autorización gubernamental. Se trata de láseres y otros dispositivos que emplean energía para destruir o reconfigurar el tejido vaginal, con el argumento de que así tratarán afecciones y síntomas relacionados con la menopausia. 

Dichos láseres fueron diseñados para realizar operaciones quirúrgicas como extirpaciones uterinas, tratar determinados tipos de cancer o eliminar verrugas genitales. Pero los consumidores, animados por la publicidad de determinadas empresas, usaron el producto para solucionar problemas como la sequedad vaginal o la incontinencia sexual. En definitiva, problemas asociados al envejecimiento. 

La FDA -una de las 15 divisiones del Departamento de Salud y Servicios Humanos, equivalente al Ministerio de Sanidad- ha enviado una carta de advertencia a siete compañías sanitarias del país. Este procedimiento solo se emplea en casos de "incumplimiento significativo de la regulación".

La agencia advierte que estos productos conllevan numerosos riesgos para la salud de las mujeres. "Al analizar las denuncias y los artículos publicados sobre los efectos adversos, hemos encontrado un gran número de casos de quemaduras vaginales, cicatrices, dolor durante el coito y dolor recurrente o crónico".

Las empresas han sido advertidas de "posibles medidas coercitivas" en el caso de no retirar los falsos anuncios de los láseres en un plazo de 30 días. Uno de los productos, MonaLisa Touch, promete en su anuncio solucionar los dolores menstruales para "volver a sentirte tú misma". En el propio spot, perteneciente a la empresa Cynosure, afirman que MonaLisa es una terapia "clínicamente probada".

Las mujeres estadounidenses están particularmente expuestas a los bulos sobre el rejuvenecimiento vaginal. El popular blog de pseudociencia Goop, comandado por la actriz Gwyneth Paltrow, animaba a sus lectoras a que se paseasen con un huevo de jade en su vagina, recargable mediante la energía lunar.