Los nachos son un tipo de snack muy típico en nuestra época, aunque su origen es mexicano y es precisamente en Estados Unidos y México donde más se consumen. De hecho, es bastante habitual acompañarlos de diferentes salsas, como el guacamole o las salsas de queso, sin mayores peligros.

Noticias relacionadas

Sin embargo, existen casos raros donde el consumo de un snack tan inofensivo como éste puede acabar teniendo consecuencias potencialmente mortales, como es el caso de Lavinia Kelly, una mujer de 31 años de Los Ángeles que acabó en el hospital tras consumir nachos con queso. Su diagnóstico, según el medio local The Sacramento Bee: botulismo.

Los nachos con queso y el botulismo

La protagonista de la historia hizo una compra simple: una bolsa de nachos y salsa de queso. Sin embargo, a las pocas horas Kelly se sentía cansada y a la mañana siguiente sufrió visión doble, lo cual hizo que acabase consultando al médico más cercano. La enviaron a casa, pero posteriormente acudió a las urgencias del hospital más cercano tras empezar a presentar problemas respiratorios y vómitos. Actualmente Kelly se encuentra en la unidad de cuidados intensivos del hospital, sin poder hablar ni abrir los ojos. 

El diagnóstico de esta mujer es botulismo, un tipo de enfermedad producida por la bacteria Clostridium botulinum, o más concretamente por la toxina liberada por esta bacteria. Dicha toxina tiene como objetivo principal los nervios del organismo humano.

Normalmente los casos de botulismo suelen producirse a partir de alimentos fabricados de forma casera: conservas, alimentos mal enlatados o alimentos mal fermentados en casa. Los casos de botulismo a partir de alimentos comprados en tiendas son muy raros.

Los casos conocidos de botulismo

Sin embargo, siempre hay excepciones, y el botulismo a partir de artículos procedentes de supermercados puede producirse a partir de alimentos  como aceites de infusión de ajo, salsas de queso enlatadas, chiles, zumos de zanahoria o patatas al horno prefabricadas. Se trata de casos atípicos, pero descritos.

En el caso de esta mujer, el culpable parece ser la salsa de queso de los nachos, la cual podría haber producido hasta diez casos más según la Oficina de Salud Pública del Condado de Sacramento. Según la agencia AP, el abogado de Kelly va a presentar una demanda contra el fabricante de la salsa de queso con la que acompañó a sus nachos. 

Finalmente, el pasado año 2015 se describió un grupo de casos extremadamente raros de botulismo: un total de 199 casos confirmados, 39 de los cuales se relacionaron con la alimentación -la bacteria suele encontrarse en el suelo y posteriormente pasar a los alimentos-; de estos casos alimentarios, 27 se relacionaron con patatas envasadas en casa, 4 de ellos con fermentaciones caseras, y otros 2 casos más por culpa de remolachas asadas que se depositaron en papel de aluminio durante varios días a temperatura ambiente. El resto de las causas fueron desconocidas.

Actualmente existe un tratamiento efectivo contra el botulismo y su mortalidad tan solo se produce en un 3-5% de los casos; hace 50 años, la mortalidad rozaba el 50%.