Actualmente los diversos métodos anticonceptivos existentes han permitido, tanto a hombres como a mujeres, tener un mejor control de la natalidad y una mayor y mejor protección contra enfermedades de transmisión sexual. De hecho, siguen investigándose nuevos métodos anticonceptivos a día de hoy. 

Noticias relacionadas

A pesar de ello, el mal uso o los errores con los métodos anticonceptivos siguen causando problemas, como los embarazos no deseados. Por ello, la revista Health Magazine ha hecho un vídeo-resumen sobre "los seis errores más comunes sobre el control de la natalidad", y cómo pueden resolverse.

Olvidar tomar la píldora

Olvidar tomar tres o más píldoras anticonceptivas combinadas durante un mes puede llevar al embarazo. Una vez se conozca el error, es necesario retomar la píldora durante siete días seguidos, y usar simultáneamente un método anticonceptivo de respaldo -como un preservativo- durante dichos siete días, según sugirió un estudio llevado a cabo por la Universidad de Michigan en 2007.

Asimismo, es conveniente recordar que determinadas píldoras deben tomarse siempre a la misma hora, sin sobrepasar el horario en más de tres horas de diferencia.

Tomar la píldora a una hora diferente cada día

Determinadas píldoras anticonceptivas, como aquellas que solo contienen progestina, deben tomarse cada día a la misma hora, ya que dicho ingrediente activo solo permanece en el cuerpo humano durante 24 horas.

Si se toma la píldora más tarde de ese periodo, el organismo ha vuelto al ciclo ovulatorio natural y el peligro de embarazo es superior.

Usar lubricantes equivocados

Determinados lubricantes a base de aceite, como la vaselina, aceite de bebé o lociones corporales a base de aceite mineral, pueden producir una alteración de los preservativos de látex en apenas 60 segundos. Así lo afirmó un estudio llevado a cabo en 1994, donde se llegó a la conclusión de que dichos lubricantes aumentan el riesgo de rotura; sin embargo, los lubricantes a base de agua no tenían tales efectos.

Como curiosidad, los pintalabios también contienen aceites que pueden reducir la resistencia del látex de los preservativos.

Usar espermicidas

A pesar de que los espermicidas son antinconceptivos aceptados, su uso de forma aislada ofrece una protección demasiado baja, lo cual aumenta el riesgo de embarazo. Sin embargo, si los espermicidas se combinan con otras formas de anticonceptivos -como preservativos o píldoras-, su eficacia aumenta.

Según los datos actuales, el uso de espermicidas de forma aislada provoca que 15 de cada 100 mujeres queden embarazadas cada año.

No usar condones

A pesar de que las píldoras anticonceptivas tienen una eficacia muy elevada, estas no pueden evitar las infecciones de transmisión sexual. Asimismo, aunque el preservativo tiene también una elevada eficacia, no existe ningún tipo de método anticonceptivo con un 100% de eficacia tanto contra el embarazo como contra las enfermedades de transmisión sexual.

Sin embargo, entre los métodos anticonceptivos actuales, el preservativo sigue siendo la opción más eficaz para proteger contra este tipo de infecciones.

No conocer todos los métodos anticonceptivos

Actualmente la opción más popular entre las mujeres como método anticonceptivo es la píldora, con un 28% de uso. Sin embargo, dicho método anticonceptivo esta sometido a errores, como los olvidos o los cambios de hora anteriormente mencionados.

Por ello, es recomendable conocer otros tipos de métodos anticonceptivos, como el DIU o las inyecciones hormonales, entre muchos otros.