La Listeria monocytogenes es, desgraciadamente, una de las bacterias más peligrosas y populares de la industria alimentaria. Este patógeno microscópico fue en el verano de 2019 el causante del mayor brote de listeriosis ocurrido en la historia de España por el consumo de carne mechada contaminada. Sin embargo, lo habitual es que los controles de la industria alimentaria la detecten antes de que sea distribuida y consumida en los hogares o en los bares y restaurantes. 

Noticias relacionadas

Es lo que ha ocurrido con una partida de un queso comercializado por Lidl en España. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) ha emitido una alerta para avisar de la presencia de Listeria en un queso de rulo de cabra procedente de los Países Bajos y vendido exclusivamente en España a través de la cadena de supermercados alemana. En concreto se trata del queso de rulo de cabra de 100 gramos envasado por la compañía Jermi Käsewerk Gmbh.

El queso de rulo de cabra que comercializa Lidl y en el que se ha detectado Listeria.

Según explica Lidl a través de un comunicado, fue el propio proveedor el que detectó la presencia de la bacteria en un control rutinario. En la primera alerta lanzada por la Aesan este mismo viernes, la agencia señalaba que los lotes de queso de rulo de cabra afectados eran el 407, 411, 412, 417 y 421, con fechas de caducidad 05/11/20, 06/11/2020 y 09/11/2020, siendo distribuidos en Andalucía, Cataluña, País Vasco, Galicia, Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana. Sin embargo, este mismo sábado, una nueva ampliación de la alerta señala que el único lote que ha sido distribuido en España es el 412, con fecha de caducidad 06/11/2020. 

Como suele ser habitual, la Aesan ha trasladado esta información a las autoridades sanitarias de todas las comunidades autónomas con el objetivo de que se retiren los productos afectados de los canales de distribución y comercialización. La Agencia también señala que, "con la información disponible, no se ha confirmado en España ningún caso [de listeriosis] asociado a esta alerta". 

Eso sí, tanto Lidl como la Aesan solicitan la devolución del queso afectado a los establecimientos y piden que, en caso de tenerlo en casa, se abstengan de consumirlo porque podría provocar problemas de salud de distinta índole. La Listeria puede llegar a ser una bacteria especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas ya que puede provocar enfermedades graves en el feto o recién nacido. 

Este patógeno también es especialmente peligroso para los mayores de 65 años o las personas con el sistema inmune debilitado, ya que pueden contraer infecciones graves en el torrente sanguíneo e incluso en el cerebro. Además, los síntomas pueden llegar a aparecer hasta cuatro semanas después de ingerir el alimento contaminado.