La remolacha no es el vegetal más popular del supermercado. Se trata de un vegetal muy parecido a las acelgas, pero, en este caso, en vez de comerse las hojas, se utiliza la raíz. Aunque es posible comprarla sin procesar, se encuentra más habitualmente en conservas. Estas se suelen utilizar para añadir como complemento a una ensalada. De todas formas, la remolacha se utilizado más recientemente como componente de batidos mal denominados como detox.

Noticias relacionadas

Los expertos en Nutrición explican que las recetas y los productos desintoxicantes no tienen evidencia científica. De hecho, el cuerpo tiene sus propios mecanismos —como el hígado y el aparato excretor— para eliminar las toxinas del cuerpo sin necesidad de incorporar ciertos alimentos. Las dietas que se proponen este objetivo suelen descuidar ciertas necesidades de nutrientes y, por tanto, son desaconsejables.

Sin embargo, la remolacha es una verdura beneficiosa e interesante como parte de una dieta saludable. Se trata de un tubérculo que, según la Fundación Española de Nutrición (FEN), cuenta con unas 29 kilocalorías por cada 100 gramos. Cerca del 90% de esta hortaliza es agua y el resto, azúcares, fibra y micronutrientes. Destaca por tener un intenso color rojo y un sabor dulce.

El nombre de la remolacha es familiar para muchos de nosotros, pero no se suele utilizar demasiado en las cocinas y, por tanto, desconocemos muchos de sus beneficios. Por esta razón, el dietista-nutricionista Carlos Ríos, autor del libro Come comida real (Paidós, 2019), publicó en su perfil de Instagram una infografía sobre los beneficios de la remolacha. Esta hortaliza, además de bondades, también esconde varias curiosidades.

Una materia prima

Por ejemplo, la remolacha es "la principal materia prima para elaborar el azúcar de mesa que se produce y consume en España", según Consumer, la publicación de los supermercados Eroski. Eso sí, a pesar de que la remolacha más icónica es la de color rojo, la que se utiliza para producir este edulcorante es de una variedad de color blanco. "Los cultivos de remolacha azucarera se extienden, sobre todo, por Castilla y León, aunque también los encontramos en Andalucía, País Vasco y La Rioja". 

El porcentaje de azúcar en una remolacha puede alcanzar el 7% de su composición. El azúcar de mesa es el carbohidrato con mayor índice glucémico, lo que significa que, después de consumirlo entra rápidamente en la sangre. Esta característica se relaciona con enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Sin embargo, la remolacha no tiene un alto índice glucémico porque el azúcar se encuentra dentro de la matriz de fibra, lo que hace que penetre en el torrente sanguíneo de manera lenta.

Sin embargo, el azúcar no es el único producto derivado de estos vegetales. Con las remolachas rojas también se hacen colorantes naturales, que han sido catalogados por la industria alimentaria como E-162. Este colorante está compuesto por unos pigmentos conocidos como betalaínas. En Consumer advierten que llevemos guantes y mandil a la hora de manipular la remolacha pues sus manchas son muy difíciles de quitar, aunque el agua caliente y el zumo de limón pueden ayudar.

Poder antioxidante

Carlos Ríos explica, por su parte, que estas betalaínas "parecen mostrar unas altas capacidades antioxidantes y antiinflamatorias". Unas cualidades que también poseen los micronutrientes de los que esta hortaliza está cargada. En concreto, en la remolacha podemos encontrar sustancias tan beneficiosas como la vitamina C —que es termosensible y, por tanto, estará más presente en la remolacha cruda—, folatos, ácidos fenólicos, flavonoides y carotenoides.

La remolacha es, por tanto, un alimento con "una densidad nutricional elevada", según Ríos. Además, el nutricionista explica en estudios recientes se ha encontrado que la remolacha contribuye a la mejora de la salud cardiovascular porque "puede ayudar a mejorar  marcadores como la hipertensión, glucosa plasmática y la hiperlipidemia". Carlos Ríos también apunta en su infografía a que la remolacha contribuye a la salud cardiovascular y cognitiva.

En definitiva, la remolacha es una hortaliza saludable que, además, es bastante dulce. Aporta sabor a la vez que carga nuestras comidas de minerales y otros micronutrientes muy beneficiosos para nuestra salud. Introducirla en nuestra dieta, ya sea cruda en ensaladas o cocida como guarnición, puede aportar cualidades muy saludables a nuestra dieta.