La empresa Florette, que comercializa verduras, hortalizas y ensaladas listas para consumir, alertaba la semana pasada de que había detectado una contaminación puntual de la bacteria E.coli que podría afectar a algunos lotes de sus productos elaborados y comercializados en Canarias.

Noticias relacionadas

¿Cuáles son los productos afectados?

Los productos que pueden estar afectados son algunos lotes de "Brotes de espinaca", el denominado "Mezclum", la "Pasta integral" y "Detox", con fechas de caducidad entre el 26 de julio y el 1 de agosto, informa la empresa en un comunicado.

En concreto, se trata de los lotes 4428923, 4435087 y 4433227 de Brotes de espinaca; los lotes 4428954, 4433241 y 4435119 de Mezclum; los lotes 4429728, 4433242, 4435994 de Pasta integral; y los lotes 4429794, 4433213 y 4435075 de Detox.

¿Qué medidas se han tomado?

Florette Canarias ha decidido retirar esos lotes de productos de los puntos de venta y solicita a quienes los tengan que los devuelvan a los comercios o contacten con el servicio de atención al cliente de la empresa (902 103 296 / info@florette.es), donde se les devolverá el importe.No se ha tenido constancia de ingresos en centros hospitalarios canarios atribuibles a una intoxicación viculada a este brote.

¿Qué síntomas provoca el E.Coli?

La compañía lamenta las molestias que esta medida pueda generar en los consumidores, según indica en su comunicado, y recomienda a los consumidores que, ante cualquier síntoma, como diarrea, que pudieran sentir tras la ingesta de esos productos acudan a un centro médico. 

La mayoría de cepas de Escherichia coli son inofensivas y viven en nuestro intestino, sin embargo algunas de ellas son productoras de toxina Shiga y pueden causar una enfermedad grave. La bacteria se trasmite principalmente por el consumo de productos crudos o poco cocinados como la carne picada, la leche o las hortalizas y semillas germinadas.

La mayoría de las personas que cogen esta infección se recuperan, pero la enfermedad puede ser potencialmente mortal” sobre todo en niños o en personas de avanzada edad. En 2017, scontaron 6.073 casos de Escherichia coli productoras de toxina Shiga.

¿Cómo ocurren las contaminaciones?

Como norma general, los productos que consumimos en el supermercado están tratados para prevenir proliferaciones de bacterias nocivas, así como otros riesgos para la salud, para garantizar su consumo seguro. El principal foco de proliferación bacteriana tiende a ocurrir cuando sucede un fallo en la gestión del producto, es decir, cuando se rompe la cadena de frío. Si esto sucede, el productor retira y destruir el lote por precaución como ha sucedido en este caso.

Los alimentos perecederos no han de estar más de dos horas a 4,44 ºC, de acuerdo al Gobierno de Estados Unidos. Lo suyo es guardarlos en la nevera y tener la puerta cerrada todo lo posible. En caso de que haya un apagón en casa, la comida que está dentro de la nevera es segura siempre y cuando no pasen más de 4 horas sin electricidad. Las autoridades federales nos recomiendan que nunca probemos la comida para "determinar su seguridad".

Si después de empezar a consumir las sobras todavía quedan restos, no han de quedarse a temperatura ambiente (FACUA la clasifica entre los 5 y los 65 grados Celsius). La OCU recomienda que es mejor congelarlos antes que conservarlos en el frigorífico durante varios días.

[Más información: Los horrores de las ensaladas envasadas: de los ingredientes insanos ocultos al precio]