Pasillo de zumos de un supermercado

Pasillo de zumos de un supermercado E.E.

Nutrición Alimentación

Así es el zumo de naranja del 'súper': radiografía de un producto no recomendable

Si observamos las etiquetas podemos observar zumos 100% exprimidos, a través de concentrado y néctares, entre otras bebidas.  

Noticias relacionadas

Los estantes de los supermercados donde se encuentran los zumos envasados pueden deslumbrar al consumidor con una sobredosis de colores que recrean la naturaleza. Imágenes de naranjas o campos de cultivo incitan al cliente a pensar que van a adquirir un zumo casi mejor que el exprimido en casa o incluso superior a una pieza de fruta.

Pero la realidad es que, entre tanto marketing para que la gente piense que está comprando un producto excelente, se encuentran distintas variedades de bebidas y no todas son iguales. Si tomamos como ejemplo los zumos de naranja, posiblemente la mayor parte de la gente no se pare a mirar qué esconde el apellido de los envases que adquieren y solo se fijen en que lo que está rotulado en mayor tamaño: Naranja.

Así, podemos encontrar en el mercado una amplia variedad de bebidas que parecen lo mismo. Pero si leemos los ingredientes, se pueden diferenciar zumos 100% exprimidos, zumos a través de concentrado y néctares. Aunque la realidad es que "los zumos nos engañan y no sustituyen en ningún momento a una pieza de fruta", explica Laura Llorente, nutricionista del Centro Aleris, a EL ESPAÑOL. La especialista destaca que la gente cae en el error de pensar que cualquier tipo de zumo del mercado puede sustituir a una fruta entera. 

Tipos de zumos envasados

A pesar de que la nutricionista no recomendaría ninguno como sustituto de la fruta, especialmente por la cantidad de azúcar libre que tienen, hay diferencias entre los zumos envasados. Los más parecidos a los caseros son los 100% exprimidos. Estos líquidos se obtienen del proceso de exprimir naranjas, envasarlas y después someterlas a un tratamiento térmico.

Una categoría por debajo -y muy presentes en los supermercados- se encuentran los zumos elaborados a través de concentrado de naranja. Para su elaboración "cogen zumo de naranja, le retiran el agua y concentran los nutrientes, posteriormente vuelven a añadir agua", relata la especialista, que al tiempo explica que este proceso se realiza para reducir costes. "Es para sacar mayor rendimiento a las naranjas.  Imagínate que para sacar un litro necesitan cinco naranjas, pues al diluirlo con agua, quizás, son capaces de sacar dos litros de zumo", ejemplifica.

En la categoría más baja (de lo que la gente asocia a zumos y no lo son) se encuentran los néctares que "son los de peor calidad". "Pero claro, la gente no sabe diferenciarlos o no se fija en el etiquetado", explica la nutricionista, que añade que "no son sanos, ni recomendables". "Creo que Granini es el más vendido en España, a pesar de ser un néctar que está hecho con concentrado de agua, azúcar y pulpa. No es sano", señala. 

Sobre la nueva tendencia de los supermercados de poner máquinas para exprimir tu propio zumo Llorente simplifica: "Sí vale, estás haciendo un zumo mejor que el envasado, pero sigue sin ser una pieza de fruta. Al final lo que nos cargamos es el uso de la fibra: las propiedades que tiene esa fibra natural a nivel de temas como estreñimiento, picos de insulina o absorción de azúcar". 

El zumo no sustituye a la fruta 

Los zumos -incluidos los exprimidos en casa- "nunca pueden sustituir una pieza de fruta entera porque el azúcar de la fruta es saludable cuando va encapsulado con la fibra", señala la especialista. "Si quitamos la fibra, digamos que lo que te estás bebiendo es el azúcar libre. Se produce una diferencia en los picos de insulina, que son menores cuando hay presencia de fibra".

La especialista insiste: "Nunca pueden sustituir una pieza de fruta entera porque el azúcar de la fruta es saludable cuando va encapsulada con la fibra". Un ejemplo: "Cuando hacemos un zumo de naranja natural te estás tomando el azúcar de tres naranjas, pero no la fibra".

Además, "no sacian, ni los envasados, ni el casero, ya que al retirar la fibra no sacia y te lo bebes en dos minutos. Sin embargo, cuando tomas una naranja entera generas mecanismos de saciedad porque estamos masticando", concluye.

[Más información: Así es el pavo que compras en el supermercado: ni es pavo ni es sano]