La formación de una borrasca en el sur peninsular junto a la llegada de una masa de aire muy húmeda e inestable favorecerá esta semana un episodio de "abundantes lluvias" y nevadas, además de un descenso de las temperaturas en amplias zonas del país.

Noticias relacionadas

A partir del martes se prevé ya una bajada significativa de las temperaturas y precipitaciones en una franja que comprende desde Cataluña hasta Andalucía occidental, avanza la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en un comunicado, donde detalla que en puntos de la zona centro peninsular y en el norte de Cataluña las lluvias pueden ser persistentes o fuertes a partir de la tarde.

"El escenario meteorológico que teníamos estos días ya está cambiando y pronto derivará en un chorro polar intenso y conductor de precipitaciones otoñales hasta la península. Pasaremos a un sistema sinóptico conocido como configuración ‘Omega’, con una borrasca atlántica que se situará en el Golfo de Cádiz junto a un embolsamiento de aire frío en altura. Esta conjunción derivará en una BFA (borrasca fría aislada)", explica Francisco Martín, meteorólogo de Meteored.

El miércoles se mantendrán las precipitaciones en las mismas zonas, disminuyendo en Cataluña, y siendo localmente fuertes o persistentes y con tormentas en la zona centro, puntos de la mitad sur, sobre todo en el sur de Andalucía, y a lo largo del día en la zona de Levante, especialmente en la Comunidad Valenciana.

Otro fenómeno significativo será la aparición de la nieve en cotas relativamente bajas de las zonas montañosas de la zona centro (entre 900 y 1.100 metros), sobre todo en el este del Sistema Central y en el norte del Sistema Ibérico, donde es probable que caiga de forma abundante, aunque a lo largo del día la cota subirá rápidamente.

Continuará el descenso de las temperaturas y el viento será de componente este, con intervalos de fuerte en los litorales de Galicia y de Asturias, Baleares y litoral mediterráneo peninsular.

"A lo largo del miércoles se irá descolgando y estrangulando a la vez, una vaguada sobre la Península, formándose una dana que quedará situada al suroeste peninsular. La dana tendrá su reflejo en superficie con una borrasca fría aislada (BFA). La presencia de esa BFA garantiza, al inicio del episodio, precipitaciones abundantes e intensas irregularmente repartidas por distintos lugares de la Península Ibérica y un importante descenso de las temperaturas", explica José Miguel Viñas, meteorólogo de Meteored.

"La BFA permanecerá acoplada a la dana varios días, lo que mantendrá durante buena parte de la semana de unas condiciones de marcada inestabilidad atmosférica", añade el especialista.

Para el jueves, se espera que se mantengan las lluvias en buena parte de la Península, que serán más débiles y dispersas cuanto más al norte, aunque se mantiene la probabilidad de que sean localmente fuertes o persistentes en el cuadrante suroeste peninsular y en el área de Levante.

Las temperaturas ascenderán de forma notable en la mitad norte y se mantendrán los vientos de componente este con intervalos de fuerte en los litorales de Galicia y de Asturias, Baleares y litoral mediterráneo peninsular.

El viernes y el sábado se mantendrá la inestabilidad, con la borrasca desplazándose al norte para situarse al oeste de la Península, con lo cual el flujo tenderá a ser de componente sur.

Durante esos días se mantendrán las precipitaciones en buena parte de la Península, aunque hay cierta incertidumbre sobre cuáles serán las zonas donde se producirán las mayores acumulaciones. A partir del domingo, lo más probable es que se produzca una estabilización de la atmósfera, con disminución de las precipitaciones.