Estamos en primavera y, por tanto, la inestabilidad atmosférica resulta de lo más normal: desde episodios lluviosos a temperaturas por encima de lo habitual.

Noticias relacionadas

En la jornada de hoy, el tiempo permanecerá estable en todo el territorio nacional. Según José Antonio Maldonado, director de meteorología de Meteorednos encontramos en una situación de ‘pantano barométrico’, lo que significa que prácticamente no hay diferencias de presión entre unas regiones y otras más que las debidas a las elevaciones del terreno.

Con esto, en general los cielos permanecerán despejados o casi despejados y las temperaturas diurnas seguirán en aumento, con máximas rondando los 35ºC en el valle del Guadalquivir.

Además, según el Departamento de Meteorología de Meteored, "todo apunta a que las temperaturas serán más altas de lo habitual, casi de pleno verano, al menos hasta la segunda semana de junio, especialmente en el interior de la mitad oeste peninsular".

"Con el cambio de mes los chaparrones podrían ganar terreno, hasta entonces las lluvias serán puntuales y dispersas", concluyen en su adelanto.

Viernes: precipitaciones en el norte

Aunque predominarán los cielos despejados en prácticamente todo el país, el viernes, un frente originará precipitaciones débiles en el norte de Galicia, pudiendo extenderse durante la tarde a Asturias y al oeste de CantabriaEn estas zonas además se espera un descenso de temperaturas.

Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), ha indicado que el viernes continuarán las temperaturas prácticamente veraniegas e incluso superiores a las del jueves en muchas zonas del centro, este y sur peninsular, con máximas que subirán de los 32 grados en el valle del Ebro, comunidad valenciana, Murcia y en buena parte del área central, suroeste e interior de Mallorca, mientras se rebasarán los 37 grados en algunos puntos del valle del Guadalquivir.

En Galicia y el Cantábrico, en cambio, se notará la llegada de un frente que hará que bajen las temperaturas y se produzcan algunas lluvias que a lo largo del día se extenderán de oeste a este y además, se podrán formar nubes de evolución diurna en zonas del interior, sobre todo en áreas de montaña, y este peninsular, con tormentas y chubascos débiles por la tarde. El viento soplará fuerte de levante en el Estrecho.

Sábado y domingo tormentosos

Para el sábado se esperan nubes en abundancia en las regiones cantábricas con lluvias débiles por la mañana. En el transcurso de la tarde podrán producirse chubascos tormentosos en el Pirineo navarro y en el aragonés, y de forma más dispersa en el resto del tercio norte peninsular.

El viento soplará de componente norte en la Cornisa Cantábrica, del noreste en el litoral gallego o en Canarias, y del este en Alborán y el Estrecho. Las temperaturas superarán los 30 ºC en toda la mitad sur de la Península, la Comunidad de Madrid, Castilla y León, Aragón y el interior de Cataluña.

El domingo habrá riesgo de tormentas por la tarde en Cataluña principalmente, y en zonas montañosas aisladas del resto de la mitad norte peninsular. En Sevilla y Córdoba los termómetros ronzarán los 40 ºC.

La previsión para la próxima semana indica que continuará la situación anticiclónica, aunque las bajas presiones y el viento del este provocarán que en el área mediterránea las temperaturas no sean tan altas como en los últimos días de esta semana, si bien en el interior se volverán a alcanzar 30 grados, los 32 en la zona centro y más de 35 en el sur.

Según la Aemet, a mediados de la próxima semana podrían haber "otro repunte térmico", con nubes de evolución diurna hasta el miércoles y chubascos tormentoso y localmente intensos especialmente en zonas de montaña.