Desde este lunes una borrasca se sitúa al suroeste de la Península. Las lluvias asociadas a este fenómeno llegarán a última hora de la jornada al sur del país, aunque también se prevén precipitaciones durante el día en el Cantábrico, el Pirineo, Cataluña, Baleares y el sureste peninsular, según informa el soporte meteorológico digital eltiempo.es

Noticias relacionadas

Según advierte la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el temporal durará  "probablemente" hasta el jueves 2. "Se prevé la entrada de una masa de aire muy frío por el norte peninsular que afectará a toda la Península y, en menor medida, a Baleares. Como consecuencia, se producirá un descenso generalizado de las temperaturas, principalmente en la mitad norte y centro peninsular, que registrarán valores excepcionalmente bajos para la época del año. Se esperan nevadas en diversas zonas de la Península, en cotas anormalmente bajas para estas fechas".

El martes podrían darse las lluvias más importantes del episodio. Las precipitaciones se concentrarían principalmente en el tercio sur de la península, afectando también a Ceuta y Melilla y, en menor medida, a Baleares. Las lluvias más intensas podrían darse en el sur de Andalucía, en Cádiz y Málaga. El miércoles la situación podría comenzar a remitir, sin embargo, aún podrían continuar los chubascos y la inestabilidad en el sureste del país. 

Este episodio de lluvias afectará sobre todo al sur peninsular, aunque se puedan dar otro tipo de precipitaciones dispersas, en principio no se podría hablar de una situación de inestabilidad generalizada, aunque sí de ambiente más invernal en toda la península y BalearesCanarias se quedaría al margen de esta situación, con temperaturas suaves por encima de los 20 grados. 

Frío invernal

Las temperaturas bajarán de forma considerable a partir del lunes con un desalojo de aire frío de procedencia continental sobre la península, que podría hacer caer los termómetros entre 6 y 10 grados en la mitad norte. El martes el descenso podría alcanzar zonas del sur, extendiéndose de ese modo el ambiente invernal por todo el país. Algunas de las precipitaciones de este episodio llegarán en forma de nieve, ya que con la bajada de temperaturas también habrá un descenso de la cota de nieve. 

En el norte del país podrían producirse nevadas en cotas bajas en el entorno del Pirineo y de la cordillera Cantábrica. Aunque, como las precipitaciones podrían darse sobre todo en el sur de España, las nevadas más significativas podrían darse en el interior sureste peninsular y no solo en zonas de montaña, también en cotas medias. 

"Las temperaturas máximas es probable que no superen los 10 ºC en amplias zonas de la mitad norte peninsular e incluso que se mantengan por debajo de los 5 ºC en las proximidades de los sistemas montañosos, esperándose que el martes 31 sea el día más frío del episodio. Habrá heladas en buena parte del interior de la mitad norte y centro peninsular (excepto en el valle del Ebro) e incluso las temperaturas mínimas podrán alcanzar los -5 ºC en el entorno de los sistemas Central e Ibérico, Cordillera Cantábrica y Pirineos", añade AEMET.

Cabe destacar los grandes cambios en el pronóstico, muy significativos, que vienen dándose en los últimos días. Una situación con giros bruscos, algo habitual en la primavera, caracterizada por ser una estación de contrastes.

"Es probable que el miércoles comiencen a ascender las temperaturas en buena parte de la Península y que este ascenso continúe, en las mínimas y máximas, durante los siguientes días, alcanzando unos valores próximos a los habituales durante el fin de semana (4 y 5 de abril)", concluye AEMET.