Kot, un lince ibérico de siete años que ha estado seis en libertad, ha sido liberado de nuevo en el término municipal de Montoro (Córdoba) con el objetivo de contribuir a la conexión de las dos poblaciones de esta especie en peligro de extinción, Doñana y Sierra Morena Oriental.

Noticias relacionadas

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha informado este domingo que este tipo de actuación persigue también prevenir la endogamia y la pérdida de diversidad genética, para lo que Kot, que es el nombre que recibe el animal, ha pasadolos últimos dos meses tras ser capturado en el Centro de Cría en Cautividad de La Olivilla, en Santa Elena (Jaén), para romper la inclinación a volver al lugar donde tenía su territorio.

Kot fue introducido en la naturaleza por primera vez en 2014, tras nacer un año antes en el mismo centro donde ha estado ahora. Entonces fue liberado en el Valle del Río Guarrizas, en la zona de Vilches (Jaén), donde se estableció en las inmediaciones de la zona de suelta, se emparejó con Kalimba, una hembra de la misma edad nacida en el Centro de Cría de Granadilla (Extremadura), liberada unos meses antes, y han proporcionado al menos tres nuevos ejemplares a la especie, aunque han mantenido un criterio de permanencia territorial.

En la actualidad pesa casi 17 kilos y su puesta en libertad entre las áreas del Guadalmellato y Cardeña-Montoro aspira a contribuir a unir a los dos núcleos consolidados de lince ibérico en Andalucía.

Hay, además, otros cuatro núcleos que se encuentran en fase de consolidación, en Extremadura, Portugal y dos en Castilla-La Mancha, integrados, como los dos de Andalucía, en el Proyecto Life Lynx Connect, que coordina la Junta de Andalucía para alcanzar una población autosostenible y genéticamente viable de esta especie, mediante la conexión de las poblaciones existentes en España y Portugal.

El proyecto, que cuenta con una inversión de dieciocho millones de euros, ha comenzado este año y se prolongará durante cinco más con el objetivo de aumentar el tamaño de la población de lince ibérico, para lo que se incluye la creación de dos nuevos núcleos en Sierra Arana (Granada) y Lorca (Murcia), y facilitar su conectividad.