La activista Greta Thunberg y los grupos ecologistas ha criticado duramente este miércoles la nueva ley de cambio climático europea que ha presentado la Comisión Europea, una hoja de ruta sin metas vinculantes por país y que no incluye ya un objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2030. Para la joven sueca es una "rendición" ante la crisis climática. 

Noticias relacionadas

La nueva propuesta propone un calendario de acción que fija legalmente el 2050 como fecha límite para descarbonizar la economía de la Unión Europea, pero que no revisa al alza los objetivos vigentes para 2030 ni exige a cada país de la UE que alcance la neutralidad climática a mitad de siglo. Desde Ecologistas en Acción consideran que la norma es insuficiente y que las medidas que incluye llegan a destiempo, por lo que la meta de neutralidad climática se produciría una década más tarde de lo necesario.

Para Thunberg la ley climática es como "darte cuenta de que tu casa está en llamas y entrar a acabar de hacer la cena". "No tiene ningún sentido. Si tu casa está en llamas, no esperas unos años para apagar el fuego. Y, sin embargo, esto es lo que propone la Comisión hoy", ha lamentado la activista.

Sin meta para 2030

"Cuando la UE presenta está ley y la neutralidad climática para 2050, indirectamente está admitiendo la capitulación, que se rinde, que deja de lado el Acuerdo de París, las promesas y el hacer todo lo posible para asegurar un futuro seguro a sus hijos", ha denunciado Thunberg.

La joven ha criticado a las instituciones europeas, recordando que el Parlamento declaró en noviembre la emergencia climática y que la UE se define a sí misma como líder en la lucha contra el cambio climático, y ha sentenciado "que las palabras vacías no harán que esta emergencia se acabe". 

La dura intervención de Thunberg ha recibido un largo aplauso de los asistentes a esta reunión de la Comisión de Medio Ambiente, a la que de forma extraordinaria podían asistir eurodiputados que no pertenecieran a este organismo y que se celebró entre una gran expectación mediática.

La COP26 en el horizonte

Desde Ecologistas recuerdan que doce ministros de medio ambiente europeos, entre ellos la española Teresa Ribera, urgieron sin resultados a la Comisión a presentar una propuesta de reducción para 2030 antes del próximo junio. 

Su adopción hubiera supuesto una forma de presión a grandes contaminadores antes de la cumbre UE-China, que se celebrará en septiembre, y de la Cumbre del Clima en Glasgow (COP26) prevista para noviembre, apunta la organización conservacionista.  

Para los ecologistas, las emisiones se deberían reducir "al menos al 65 %" para cumplir de manera efectiva con el objetivo de limitación en el incremento de la temperatura global pactado en París. 

"No solo es insuficiente (la nueva ley), sino que llegará tarde, y pone en riesgo la propia arquitectura del Acuerdo de París, que requiere mantener por debajo de los 2°C el aumento de temperatura a final de siglo", enfatizan desde la organización.