Un lago contaminado cerca de una planta industrial.

Un lago contaminado cerca de una planta industrial. Chris Keane Reuters

Medio ambiente

De dejar la carne a reducir los nacimientos: el grito de 11.000 científicos frente al cambio climático

Una revisión de toda la evidencia científica disponible hace que se disparen las alarmas entre la comunidad científica. 

Noticias relacionadas

Más de 11.000 científicos de todo el mundo han advertido este martes de que es inevitable "un sufrimiento humano sin par" a menos que haya cambios radicales en la actividad humana para reducir las emisiones de dióxido de carbono y otros factores que contribuyen al cambio climático.

"Los científicos tienen una obligación moral de advertir a la humanidad acerca de cualquier gran amenaza. Sobre la base de la información que tenemos, es claro que encaramos una emergencia climática", dijo Thomas Newsome, de la Universidad de Sydney, en Australia, en un artículo que publica la revista BioScience.

Los científicos analizaron la información recogida y publicada durante más de 40 años sobre el uso de la energía, las temperaturas en la superficie terrestre, el crecimiento de la población, la extensión de cultivos, la deforestación, la pérdida de hielo polar, los índices de fertilidad, las emisiones de dióxido de carbono y el producto interior bruto de las naciones.

Desde la Primera Conferencia sobre Cambio Climático, celebrada en Ginebra (Suiza) en 1979, los científicos que han participado en asambleas similares han citado la amenaza del cambio climático y han advertido a los gobiernos y las corporaciones sobre la necesidad de adoptar medidas para moderarlo.

El artículo, que se enfoca en las acciones para reducir el daño que causa el cambio climático, incluye indicadores que los investigadores describen como "señales vitales" relacionadas con ese cambio y las áreas que requieren una acción global inmediata.

Algunos de esos indicadores de la actividad humana son positivos, como la disminución de los índices de natalidad y la incorporación creciente de fuentes de energía renovables.

Pero la mayoría de los indicadores muestra un panorama sombrío, incluida la creciente población de ganado para consumo humano, la pérdida de bosques y las emisiones de dióxido de carbono.

Los autores expresaron su esperanza de que estas "señales vitales" orienten a los gobiernos, el sector privado y el público en general a "comprender la magnitud de esta crisis, vigilar los progresos que se logren y reacomodar las prioridades para paliar el cambio climático".

Estas metas "requerirán transformaciones enormes en la forma en que funciona nuestra sociedad global y su interacción con los ecosistemas naturales", señaló la declaración.

Los científicos firmantes enfatizaron seis objetivos en los que hay que centrarse para intentar reducir el peligro al que nos enfrentamos.

Reforma del sector energético

El mundo debe implementar rápidamente y de forma masiva prácticas de conservación y eficiencia energética y debe reemplazar los combustibles fósiles con energías renovables bajas en carbono y otras fuentes de energía más limpias.

Deberíamos dejar las reservas restantes de combustibles fósiles en el suelo  y buscar cuidadosamente las emisiones negativas efectivas utilizando tecnología como la extracción de carbono de la fuente y la captura del aire y especialmente mediante la mejora de los sistemas naturales. Los países más ricos necesitan apoyar a las naciones más pobres en la transición lejos de los combustibles fósiles. Debemos eliminar rápidamente los subsidios a los combustibles fósiles y usar políticas efectivas y justas para aumentar constantemente los precios del carbono para restringir su uso.

Contaminantes de vida corta

Necesitamos reducir rápidamente las emisiones de contaminantes climáticos de corta duración, incluido el metano, el carbono negro y los hidrofluorocarbonos (HFC). Hacer esto podría ralentizar los ciclos de retroalimentación climática y potencialmente reducir la tendencia al calentamiento a corto plazo en más del 50% en las próximas décadas mientras salva millones de vidas y aumenta el rendimiento de los cultivos debido a la reducción de la contaminación del aire.

Naturaleza

Debemos proteger y restaurar los ecosistemas de la Tierra. El fitoplancton, los arrecifes de coral, los bosques, las sabanas, los pastizales, los humedales, las turberas, los suelos, los manglares y los pastos marinos contribuyen en gran medida al secuestro de CO2 atmosférico.

Las plantas marinas y terrestres, los animales y los microorganismos juegan un papel importante en el ciclo y almacenamiento de carbono y nutrientes. Necesitamos reducir rápidamente la pérdida de hábitat y biodiversidad, protegiendo los bosques primarios e intactos restantes, especialmente aquellos con grandes reservas de carbono y otros bosques con la capacidad de secuestrar rápidamente carbono (forestación), al tiempo que aumenta la reforestación y forestación donde apropiado a enormes escalas. Aunque la tierra disponible puede ser limitada en algunos lugares, hasta un tercio de las reducciones de emisiones necesarias para 2030 para el acuerdo de París (menos de 2 ° C) podrían obtenerse con estas soluciones climáticas naturales. 

Alimentación

Comer principalmente alimentos de origen vegetal al tiempo que reduce el consumo global de productos animales, especialmente el ganado rumiante , puede mejorar la salud humana y reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Además, esto liberará tierras de cultivo para cultivar alimentos vegetales muy necesarios en lugar de alimento para el ganado, al tiempo que liberará algunas tierras de pastoreo para apoyar las soluciones climáticas naturales. Las prácticas de cultivo, como la labranza mínima que aumentan el carbono del suelo, son de vital importancia. Necesitamos reducir drásticamente la enorme cantidad de desperdicio de alimentos en todo el mundo.

Economía

La extracción excesiva de materiales y la sobreexplotación de los ecosistemas, impulsada por el crecimiento económico, deben reducirse rápidamente para mantener la sostenibilidad a largo plazo de la biosfera. Necesitamos una economía libre de carbono que aborde explícitamente la dependencia humana de la biosfera y políticas que guíen las decisiones económicas en consecuencia. Nuestros objetivos deben pasar del crecimiento del PIB y la búsqueda de la riqueza para mantener los ecosistemas y mejorar el bienestar humano al priorizar las necesidades básicas y reducir la desigualdad.

Población

La población mundial aumenta 80 millones de personas por año, o más de 200,000 por día. Por esta razón, los científicos advierte de que debe estabilizarse e, idealmente, reducirse gradualmente, dentro de un marco que garantice la integridad social. Existen políticas comprobadas y efectivas que fortalecen los derechos humanos al tiempo que reducen las tasas de fertilidad y disminuyen los impactos del crecimiento de la población en las emisiones de GEI y la pérdida de biodiversidad. Estas políticas hacen que los servicios de planificación familiar estén disponibles para todas las personas, eliminan las barreras a su acceso y logran la plena equidad de género, incluida la educación primaria y secundaria como una norma global para todos, especialmente las niñas y las mujeres jóvenes.

Conclusiones

A pesar de la amplitud de sus preocupaciones y la magnitud de los esfuerzos que reclaman, los científicos expresaron cierto optimismo al mencionar "un reciente aumento de la atención a este problema"."Los organismos gubernamentales formulan declaraciones de emergencia climática", apuntaron. "Los escolares hacen huelgas. Los tribunales procesan demandas por daño ambiental. Los movimientos ciudadanos demandan cambios y muchos países, estados y provincias, ciudades y empresas responden", añadieron.

Se aboga por la  reducción de los contaminantes de corta duración, restablecimiento de los ecosistemas, optimización del sistema de alimentación, el establecimiento de una economía libre de dióxido de carbono y una población humana estable.