Una tortuga bebé, tan pequeña que cabría en la palma de una mano, fue hallada la semana pasada en Florida con 104 trozos de plástico en el estómago. "Es un triste recordatorio de que todos debemos poner de nuestra parte para mantener libres de plástico nuestros océanos", denuncia la protectora de animales Gumbo Limbo Nature Center en una publicación de Facebook que se ha hecho viral. Poco después el animal murió. 

Noticias relacionadas

"Estaba débil y demacrada. Me di cuenta de que no estaba bien", cuenta a la cadena de televisión CNN Emily Mirowski, asistente de rehabilitación de tortugas marinas en este centro en Boca Ratón (Florida). Tras su fallecimiento, Mirowski la diseccionó y descubrió que su estómago estaba lleno de plástico, desde globos hasta etiquetas de botellas.

"Fue realmente desgarrador", apunta. "Es algo que llevamos viendo durante varios años. Nos satisface que la gente finalmente vea esta imagen que esperamos que esté creando conciencia". 

Según informan desde el centro, hoy es muy común que las tortugas sufran desnutrición a causa del consumo de plástico. Mientras que algunas sobreviven, muchas no. "Todos los microplásticos que hay en el mar se adhieren a las algas marinas y las tortugas bebés los confunden con comida". 

Como tiene la barriga hasta arriba de plásticos se sienten llenas, pero no reciben la nutrición adecuada que necesitan para sobrevivir. Cuando llegan a este centro, que monitoriza más de 800 nidos de tortugas marinas cada año, están muy frágiles. Mirowski tiene claro que este problema no terminará hasta que la gente deje de consumir plásticos. 

"Tenemos que reducir el uso de plástico tanto como sea posible", apunta. "No solo reciclar, sino eliminar el plástico del uso diario. Cada pieza de plástico que se fabrica se queda ahí fuera. Nunca desaparece, simplemente se descompone en piezas más pequeñas", denuncia la asistente de rehabilitación de tortugas.