La Comisión Europea ha seleccionado al Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC) de la ciudad condal como una de las entidades que albergará un superordenador de alta capacidad.

El futuro ordenador del BSC, MareNostrum 5, tendrá una potencia pico de 200 Petaflops (200.000 billones de operaciones por segundo) y se pondrá en marcha el 31 de diciembre de 2020, han informado a Efe fuentes del Gobierno. Se trata de una velocidad 17 veces mayor que la actual. 

La Unión Europea podría invertir cerca de 100 millones de euros, la dotación más alta para una infraestructura de investigación en España, y el resto lo aportarán el Gobierno español, la Generalitat de Cataluña y los estados que han apoyado la candidatura: Portugal, Turquía y Croacia.

Irlanda, que también la ha avalado, podría poner dinero, aunque esto está por determinar. "España ha demostrado su capacidad para liderar el futuro mapa europeo de la supercomputación", ha afirmado el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en su cuenta de Twitter.

Este anuncio es uno de los pasos previstos en la hoja de ruta de la Comisión Europea y los estados que integran la EuroHPC Joint Undertaking, cuyo objetivo es colocar a Europa en la carrera internacional de supercomputación -los otros dos supercomputadores de altas capacidades se ubicarán en Finlandia e Italia-.

Además la Comisión ha anunciado la selección de otros cinco centros para albergar supercomputadores de menor capacidad en Bulgaria, Chequia, Luxemburgo, Portugal y Eslovenia.

MareNostrum 5 formará parte de una red europea para competir con la tecnología de los tres países punteros en supercomputación: Estados Unidos, China y Japón.

Según el ministro en funciones de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, esta decisión garantiza que España va a continuar liderando en el futuro el mapa de la supercomputación en Europa, y consolida el Centro de Barcelona como un referente mundial de la ciencia, la innovación y la tecnología.

Por su parte, Mateo Valero, director del BSC, ha dicho: "Siempre hemos pensado que Europa debía trabajar unida en un área tecnológica en la que competimos con países tan potentes como Estados Unidos, China y Japón, y estamos muy satisfechos de poder decir ahora que Barcelona tendrá uno de los primeros superordenadores incluidos en la nueva hoja de ruta europea de supercomputación".

Se trata, ha resumido Valero en una nota de prensa, de "un reconocimiento a 15 años de trabajo del BSC"La potencia del futuro ordenador será 17 veces superior a la del actual MareNostrum 4 y 10.000 veces mayor que el MareNostrum 1 que inició la saga en 2004.

Sus dimensiones también son muy superiores a las de sus predecesores, por lo que está repartido físicamente entre la capilla de Torre Girona (la sede actual del MareNostrum) y las plantas inferiores del nuevo edificio corporativo del BSC, situadas a pocos metros de la capilla.

El BSC es un consorcio creado en 2004 por el Gobierno de España, la Generalitat y la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), y comandado por un grupo de profesores de este centro, liderados por Mateo Valero.

Desde entonces ha pasado de una plantilla de 60 personas a una de más de 600 trabajadores altamente cualificados y de más de 40 países de todo el mundo; el secreto de su éxito es un departamento de investigación en Ciencias de la Computación de primer nivel mundial y tres departamentos de investigación (Ciencias de la Vida, Ciencias de la Tierra e Ingeniería), según fuentes del BSC