Ilustración del módulo de aterrizaje InSight investigando las profundidades de Marte.

Ilustración del módulo de aterrizaje InSight investigando las profundidades de Marte. NASA JPL / Caltech

Ciencia Astronomía

La sonda InSight aterriza en Marte para explorar sus profundidades

Noticias relacionadas

La sonda InSight de la NASA, la primera misión que estudiará con un detalle sin precedentes el interior de Marte, ha aterrizado con éxito sobre el suelo marciano. Tras cubrir unos 300 millones de kilómetros, la misión instalará un sismómetro y un sensor térmico para descifrar las profundidades del llamado planeta rojo.

Este módulo estacionario, que despegó el pasado 5 de mayo desde la Base Aérea Vandenberg, en California (EEUU), usará una excavadora mecánica para perforar hasta unos cinco metros de profundidad y medir su temperatura interna, además de cualquier movimiento con ayuda de un sismógrafo.

"Es la primera misión que va a estudiar el interior profundo de Marte", asegura a Efe el español Fernando Abilleira, subdirector de diseño y navegación del InSight y parte del equipo multidisciplinar e internacional que conforma la misión. "Al estudiar la propagación de las ondas bajo la superficie de Marte, a través de su sismómetro, vamos a tener más información sobre como el planeta ha evolucionado" en los últimos 3.000 millones de años.

La nave InSight aterriza en Marte



Abilleira, con 17 años de servicio en proyectos espaciales de NASA, es parte de los ingenieros y científicos que desde el lunes estudiarán en el Laboratorio de Propulsión de esta agencia (JPL-NASA), en Pasadena (California), los "signos vitales" del vecino planeta, como sus "pulsaciones, temperatura". Ahonda el español que a través de un "seguimiento de precisión" observarán "hasta los reflejos" durante los dos años de "experimentos primarios" que implicará la misión.

Para ampliar el conocimiento sobre la formación de Marte y de otros planetas rocosos, como la Tierra, se usará el Experimento Sísmico para la Estructura Interior (SEIS), un sismómetro fabricado por el Centro Nacional de Estudios Aeroespaciales de Francia (CNES) y que detectará "cualquier movimiento en la superficie de Marte", explicó Abilleira.

Las vibraciones que serán registradas por el SEIS podrían ser ocasionadas por el impacto de un meteorito o por un pequeño terremoto, si bien la actividad sísmica del planeta rojo es menor a la de la Tierra. "Al estudiar el movimiento de las ondas que se propagan bajo la superficie de Marte, podremos tener una mejor comprensión de la composición, la estructura del núcleo, el manto y la corteza del planeta", agrega.

La otra herramienta que adquiere protagonismo es la Sonda de Propiedades Físicas y Flujo de Calor (HP3), construida por el Centro Aeroespacial de Alemania (DLR), que será implantado en suelo marciano a unos cinco metros de profundidad. "Este instrumento lleva unos sensores térmicos que van a recoger información sobre la actividad termal del planeta rojo", señala Abilleira, quien destaca que España ha aportado a esta misión una estación ambiental (REMS, por sus siglas en inglés) dotada de sensores meteorológicos para el entorno marciano.

Este especialista en trayectoria de vehículos espaciales y que trazó la ruta del robot "Curiosity", el cual llegó al planeta rojo en agosto de 2012, señala que "aterrizar en Marte es muy complicado""La velocidad de entrada atmosférica es de aproximadamente unos 20.000 kilómetros por hora y en menos de 7 minutos tenemos que reducir esa velocidad a 5 kilómetros por hora", asegura Abilleira, graduado de la Saint Louis University, en Missouri.

Forman parte de la misión, dos vehículos Mars Cube One (MarCO), que por primera vez serán probadas en el "espacio profundo", como asegura Abilleira, y que con el soporte de componentes miniatura probarán un nuevo método de retransmitir información a la Tierra. La misión InSight (Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) se abocará a una investigación inédita que se espera arroje pistas sobre cómo se originó el Sistema Solar hace aproximadamente 4.600 millones años, y de paso la vida.

[Más información: Germán, el murciano que investiga en la NASA cómo encontrar agua en Marte]