Salamanca

"Mañueco regaló a FCC-Aqualia un millón con una solución inútil"

26 octubre, 2018 17:04

La red de tuberías de agua sigue teniendo como principal problema los reventones en distintas zonas de la ciudad debido a que aún existen varios tramos de tuberías de fibrocemento, comúnmente conocido como uralita. Al producido el pasado domingo en el Paseo de Los Madroños, que causó, entre otros daños, la inundación de varios garajes, hay que sumar las dos roturas que tuvieron lugar de manera consecutiva la semana anterior en el Paseo de la Estación, frente a Vialia.

Ante estos hechos, Ganemos Salamanca insiste en que el sistema de Gestión Activa de Presiones (GAP) implantado por el equipo de Gobierno del PP es una “solución inútil” para este problema y sólo beneficia a la empresa concesionaria, FCC-Aqualia, a quien se le “regaló” algo más de un millón de euros por este servicio, como explica el concejal Gabriel Risco.

Así, la formación granate señala de nuevo la implantación del GAP como “otro despilfarro del alcalde que, lejos de beneficiar a las personas, está haciendo del servicio del agua un negocio” y reivindica “soluciones eficaces y urgentes”. Ganemos advierte sobre la necesidad de llevar a cabo una sustitución urgente de todas las tuberías de fibrocemento que aún existen en la red de Salamanca (varios kilómetros).

En este sentido, el grupo granate es claro y contundente al afirmar que “la única solución contra los reventones es eliminar todas las tuberías de uralita” y, para ello, propone elaborar un plan específico. Por su parte, el PP sigue con su “falta de planificación e improvisación” en lo que se refiere a la renovación de la red.

Hay que recordar que el uso de este material está prohibido y es perjudicial para la salud, sobre todo en caso de roturas. Por esta razón, la portavoz de Ganemos, Virginia Carrera, ha puesto el tema sobre la mesa durante las comisiones de Medio Ambiente en numerosas ocasiones para advertir sobre el daño para la salud que este material produce (contiene amianto, sustancia altamente cancerígena) y sobre la necesidad de retirarlo. Son también numerosas las ocasiones en las que Carrera ha solicitado información sobre el número de kilómetros de tuberías de fibrocemento que aún existen en Salamanca, una cifra que sigue sin ser facilitada desde el Gobierno municipal.