Los retos de la transición energética marcada por los objetivos de la Agenda 2030 pasan porque las empresas del sector allanen el camino a un acceso rápido, efectivo e integrador de las energías limpias a la población.

Noticias relacionadas

En este sentido, i-DE (la distribuidora de Iberedrola) continúa trabajando en la transformación de las redes en una infraestructura más fuerte, flexible e inteligente que permita dar respuesta a los retos de la electrificación del sistema con una mayor integración de renovables, el desarrollo de la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y el autoconsumo, así como dotar al cliente de una cada vez mayor capacidad de decisión y conectividad. Todo ello en una comunidad autónoma que, además, es líder en energías verdes en España.

Desde que se aprobó el Real Decreto de Acceso y Conexión (RDAE), la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán ha recibido en esta Comunidad más de 400 solicitudes para acceder a la red de disgtribución con el objetivo de llevar a cabo proyectos de energía limpia, dando salida a la demanda cada vez mayor de instalaciones de generación renovable.

Sólo en Castilla y León la distribuidora de Iberdrola ha tramitado más de 2.000 MW verdes, en su mayoría fotovoltaicos (1.735MW), mientras que el resto es potencia eólica (la comunidad es líder en electricidad producida por la energía del viento), de almacenamiento o biomasa forestal.

En este sentido, i-DE (la distribuidora de Iberdrola) continúa trabajando en la transformación de las redes en una infraestructura 

Fácil acceso a la tramitación 

Las empresas que han mostrado su interés en trabajar con al distribuidora de Iberdrola van a poder hacerlo a través del portal GEA de i-DE de la energética de forma rápida, intuitita y eficaz, evitando así desplazamientos que incrementen la huella de carbono, en una clara apuesta por la digitalización como herramienta indispensable para la transición energética.

En Castilla y León, i-DE gestiona más de 43.535 km de líneas de baja y media tensión y más de 6.400 km de líneas de alta y muy alta tensión. Asimismo, cuenta con casi 16.000 centros de transformación en servicio y 243 subestaciones primarias y secundarias.

Desde el punto de vista de la fiabilidad, respecto a posibles interrupciones del suministro, la compañía mantiene en esta Comunidad un nivel de garantía en el índice de interrupción equivalente a la potencia instalada (TIEPI) por encima de la media nacional.

Como ya avanzó este periódico en marzo del año pasado, i-DE prevé invertir 264 millones de euros entre 2022 y 2024 y estima que estas inversiones en redes podrían generar hasta 3.200 empleos en la región, según estimaciones del PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima).