Mucho se ha hablado durante los últimos meses del millonario contrato que firmó Isabel Pantoja con Mediaset España en 2019. Algunos medios apuntaron en noviembre a que este acuerdo se había renovado automáticamente. Sin embargo, el grupo de comunicación, a través de Risto Mejide, negaba esta información. 

Noticias relacionadas

El contrato de esta señora no está ligado a una duración y desde luego no tiene esos importes”, decía el presentador y publicista en Todo es mentira tras ponerse con una “fuente autorizada”. 

Y así es. Según ha podido saber BLUPER, lo que firmó la tonadillera con Mediaset fue una serie de proyectos como su participación en Supervivientes, una entrevista en uno de los programas de la casa -Volverte a ver-, así como ser jurado de no una, sino dos temporadas de un talent show. 

Concretamente Pantoja firmó participar en una temporada de trece entregas de Idol Kids, parte que ya ha cumplido; y otra de Idols, que es lo que estaría negociando su representante en estos momentos.

De hecho, Mediaset España confirmaba este miércoles, durante la rueda de prensa virtual de la sexta edición de Got Talent, que no descartan “la posibilidad de seguir andando con Idols o con Idol Kids". 

"Estamos muy satisfechos con el resultado de la primera edición de Idol Kids. Estos programas van cogiendo consistencia a medida que los vamos haciendo”, dijo el director de Contenidos de Mediaset España, Manuel Villanueva.

Tras un correcto estreno a principios de septiembre con un 17,9% y 2.152.000 espectadores, Idol Kids fue perdiendo fuelle en semanas sucesivas frente al fenómeno Mujer llegando a caer a un discreto 15,4% y 1.591.000 espectadores en su sexta gala. Tras aquello comenzó a remontar y, gracias a la polémica de la herencia de Paquirri, el programa mejoró sus datos hasta despedirse frente a 2,4 millones.

La necesidad de producir 'Idols'

El equipo de 'Idol Kids'

Unos datos que, como decimos, han llevado a Mediaset España a plantearse una nueva edición de esta franquicia, que fue un gran éxito durante años en Estados Unidos bajo el nombre American Idol, y que adquirió en mayo de 2018 después de perder los derechos de La Voz en favor de Atresmedia

Asimismo tampoco podemos olvidar que en estos momentos, más allá de Got Talent España, el grupo dirigido por Paolo Vasile no cuenta en su catálogo con grandes talents, como sí ocurre con su rival Atresmedia, que aúna en su parrilla Mask Singer, Tu cara me suena, las distintas versiones de La Voz, Veo cómo cantas o Quién quiere ser millonario. 

De ahí que resulte indispensable para Mediaset apostar por una nueva edición de Idol Kids o Idols para reforzar su parrilla, sobre todo cuando no está pasando por su mejor momento de audiencias en la franja de prime time, la más demandada por los anunciantes. 

Una situación que nada tiene que ver con la de hace unos años cuando consiguió reunir en su oferta Got Talent, Factor X, La Voz y La Voz Kids, además de Supervivientes y Gran Hermano. Sin embargo, a la pérdida de La Voz se le unió el fracaso de Factor X y la imposibilidad de realizar Gran Hermano tras el caso Carlota.

Algo que ha desembocado en que el grupo de comunicación se haya decantado por formatos propios como La Casa Fuerte, con el que ha conseguido reducir costes dado su naturaleza low cost; o mover de Cuatro a Telecinco otros como La isla de las tentaciones, el cual ha terminado siendo un éxito. 

El ‘chantaje’ a Pantoja

Kiko Rivera e Isabel Pantoja

Pero, volviendo a Isabel Pantoja, según reveló el periodista Pepe del Real en El Programa de Ana Rosa, la única condición que ha puesto la tonadillera para ser jurado de Idol Kids o Idols es que los temas íntimos y personales queden aparte y que en la cadena sólo se traten sus temas profesionales.

De hecho, no es extraño pensar que la excesiva cobertura que se dio a la herencia envenenada de Paquirri tuviera como objetivo presionar a la cantante para que terminara por cumplir su contrato. “Esta cadena le ofreció frenar la entrevista de su hijo a cambio de sentarse ella”, afirmó Del Real. 

Como ya publicamos en BLUPER, la cadena se dedicó a machacar a la cantante durante semanas hasta el punto de dedicarle más de 100 horas de su programación durante el mes de noviembre. Esta estrategia se tradujo en un nuevo liderazgo de Telecinco al promediar un 15,8% por el 12,8% de Antena 3. Sin embargo, la de Atresmedia se anotó la victoria en el prime time con un 14,6% por el 14,3% de su rival.