Alicante

Si esta misma semana la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra (Compromís), conseguía desautorizar la gestión de la socialista Ana Barceló (PSOE), ahora los sindicatos salen en defensa de la socialista frente a la nacionalista. El primero, el CSIF, que comparando la situación laboral de los profesionales sanitarios de Igualdad y Políticas Inclusivas, deja muy mal parada a la valenciana.

Noticias relacionadas

En un comunicado, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios anuncia que ha pedido por escrito a Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas que mejore las condiciones del personal sanitario a su cargo, cuya labor se centra en residencias mayores.

Señalan que este colectivo, que aglutina a alrededor de 580 profesionales, percibe un sueldo base y unos complementos inferiores a sus compañeros de Conselleria de Sanidad o que tardan en ser sustituidos en bajas y vacantes.

También asegura que estos profesionales cobran salarios inferiores a los del departamento que gestiona el PSOE que, en el caso de un enfermero, pueden ser de hasta 300 euros menos que el personal de la misma categoría que trabaja en un centro de salud.

Horarios y puntos

A esta circunstancia se suma, continúan desde el CSIF, que las horas nocturnas no se contabilizan como 1,25, sino como una diurna, o que las condiciones de contratación, con menor flexibilidad y mayor burocracia, provocan dificultades para sustituir días sueltos.

CSIF continúa relatando que en las oposiciones de sanidad el tiempo trabajado en enfermería de Políticas Inclusivas puntúa menos que en Conselleria de Sanidad. Del mismo modo hace hincapié en el “desgaste físico y mental de estos profesionales”, que se plasma en la elevada responsabilidad que tienen que asumir, sobre todo tardes, noches y fines de semana, que abarca incluso incidencias de gestión en las residencias.

El sindicato argumenta también que la precariedad tiene una incidencia directa en los usuarios, ya que, por ejemplo, Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas en manos de Compromís trabaja con un programa informático propio que no está conectado a los utilizados en Atención Primaria y Hospitalaria.

Esto provoca que cuando un residente acude a urgencias a un especialista, este último no tiene acceso a la información reciente de ese paciente ni puede acceder a algo tan básico como la medicación que le administran en la propia residencia. Por el contrario, el profesional sanitario de la residencia no puede ver los resultados de analíticas realizadas a los pacientes por parte de especialistas dependientes de Conselleria de Sanidad.

CSIF añade que las bajas llegan a tardar un mes en cubrirse y que el personal sanitario de las residencias, ante la precariedad que sufre, opta por desarrollar su labor en centros de salud u hospitales, con lo que las bolsas que dependen de Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas tienen carencia de profesionales.

La central sindical reclama una mejora de las condiciones de este colectivo, que afecta a alrededor de 580 trabajadores sanitarios en la Comunidad Valenciana, y que sea considerado personal de referencia para los residentes, de manera que dejarían cupos libres en los centros de salud y no se producirían las duplicidades actuales.