Alicante

Las Rutas Azules son una propuesta de la Diputación de Alicante para conocer y disfrutar del patrimonio hídrico alicantino. En total son 6 rutas azules que discurren por parajes naturales llenos de vida y naturaleza.

Noticias relacionadas

La primera de ellas es la del Alto y Medio Vinalopó, un recorrido de 78 kilómetros compuesto por siete enclaves turísticos de especial interés y tres pequeñas excursiones para realizar caminando o en bicicleta.

El eje hídrico principal de la ruta es el río Vinalopó, cuenta con 92 kilómetros y atraviesa las comarcas alicantinas del Alto, Medio y Bajo Vinalopó, para desembocar finalmente a la altura de las Salinas de Santa Pola.

7 parajes con encanto

La ruta comienza en el Mas d’Ull de Canals, una masía ubicada en el centro de interpretación del Parque Natural de la Sierra de Mariola, a unos 3 kilómetros de distancia de la Font de la Coveta. Este tramo del río Vinalopó está plagado por una densa y autóctona vegetación. Debido a su longitud, se recomienda hacer esta excursión en bicicleta. Aunque hay otra opción, llegar en coche hasta la Fábrica La Borrera, un molino de harina de 1712, y desde ahí comenzar la ruta hacia la Font de la Coveta.

La fuente del sapo es el segundo emplazamiento destacado. Este concurrido caño de agua se encuentra ubicado en el borde sureste del casco urbano de Banyeres de Mariola. Si se sigue desde la fuente del sapo se llega hasta el edificio de El Partidor, que cuenta con grandes vistas al valle. Después, el camino transcurre por los campos de cereales típicos de la comarca del Alto Vinalopó hasta llegar a la zona de Alcoy y al fondo se puede ver la Sierra de Fontanella y la peña La Blasca. Este azud conduce hasta el Molí L’Ombría, una infraestructura (1979) utilizada para desviar el agua del río Vinalopó.

La fuente del sapo en Banyeres de Mariola.

El azud del Vinalopó es la tercera excursión del recorrido. El lugar hace referencia a un muro de mampostería, propiedad de la Comunidad de Regantes del Valle de Benejama. El agua es utilizada para regar las tierras del valle. El cuarto lugar turístico es el minado de Candela, una galería centenaria que servía de aprovechamiento para las aguas subterráneas del Vinalopó. El minado de Candela parte de la pedanía El Salse y tiene 3 kilómetros.

El recorrido del Vinalopó pasa también por los saleros de Villena y el puente Los Cristales. El Salero Viejo es un conjunto de instalaciones mineras formadas principalmente por almacenes, balsas calentadoras y de evaporación, secaderos y canalizaciones, utilizadas principalmente para la extracción de sal. Por otro lado, está el puente Los Cristales, una pasarela de 30 metros hecha a fuerza de cristales de yeso, que fue construida para proteger la Acequia del rey.

Aguas sanadoras

En sexto lugar, se encuentra la Font Salada, un manantial ubicado en el barranco de Les Salinetes del municipio de Novelda. La fuente constituye la principal descarga del acuífero Cid. Hay personas que vienen de lejos para visitar este manantial, puesto que es conocido por tener propiedades terapéuticas. Además, el grado de salinidad de sus aguas es cinco veces superior al del mar.

El agua de la Font Salada contiene un elevado contenido en sales disueltas

El último enclave turístico de la ruta del Vinalopó son los ullales, afluencias de agua subterránea que aparecen en los lugares más inesperados, uno de ellos llama más la atención por el color rojizo de sus aguas. El paraje del ullal azul también es muy frecuentado por turistas que quieren descubrir las propiedades curativas del agua y del barro.

La ruta azul del Alto y el Medio Vinalopó cuenta con tres excursiones principales; la primera que va desde el Mas d’Ull de Canals hasta la Font de la Coveta; la segunda, desde la Fuente del Sapo hasta el Molí L’Ombría; y la tercera de ellas, desde Font Salada hasta los Ullales del Vinalopó. Todas las rutas, el mapa y los itinerarios están disponibles en la página web del departamento del Ciclo Hídrico de la Diputación de Alicante.