Redacción | Agencias Emilio Martínez

Solo al final de la obra de teatro, el presentador desveló que el alcalde de Elche, Carlos González, era el personaje que hacía de primer edil en la representación del Conde de Torrellano que acababan de ver. Enmarcada en la primera edición de fiesta del “Girajaquetes”, unas 600 personas asistieron al acto que tuvo lugar en la noche de este sábado en el patio del colegio público Antonio Machado de la pedanía de Torrellano.

Noticias relacionadas

Entre medidas de seguridad y controles por la pandemia, se organizó esta obra para revivir el hecho histórico de la concesión del Condado de Torrellano a Juan Vaillo de Llanos en 1716 como consecuencia de su participación en la Guerra de Sucesión. 

Este conflicto internacional, que se desató en 1701 y concluyó con la firma del Tratado de Utrech en 1713 se originó por la muerte sin descendencia de Carlos II de España, el último representante de la Casa de los Habsburgo y la posterior entronización de la Casa de Borbón en España. Asimismo fue una guerra civil que enfrentó a borbónicos, con el apoyo de la Corona de Castilla, y a austracistas, mayoritarios en la Corona de Aragón.

Un instante de la recreación en el colegio público de Torrellano.

En este contexto histórico se desarrolló en la noche del sábado la obra, que ha contado con la participación de 156 hombres y mujeres de la pedanía ilicitana, quienes arrancaron numerosas ovaciones del público asistente durante la escenificación de las vicisitudes por las que Juan Vaillo, que apoyó al bando perdedor, consiguió que su título de conde fuera respetado por los Borbones, los ganadores de la contienda. 

Impulsada por la Asociación Cultural La Cocina del Infierno con la estrecha colaboración de la comisión de Fiestas de Torrellano, Ayuntamiento de Elche, Generalitat Valenciana y diferentes entidades de la pedanía, que han pretendido hacer llegar a todos los habitantes de la población una actividad que se lleva realizando desde hace cinco años en el colegio público Antonio Machado con su director, Sergio Cortés, como “alma mater”. 

Los actores y representantes políticos, tras la obra de teatro.

Entre el público asistente han estado la concejala de Fiestas, Mariola Galiana, quien espera que en el futuro esta obra se pueda consolidar como una actividad histórico-festera de la pedanía, y otros miembros de la Corporación Municipal.

"Nos lió"

Al final del acto, el alcalde González, tras felicitar a los actores y actrices y a La Cocina del Infierno, señaló que “detrás de esta hora de representación hay muchas horas de trabajo, de esfuerzo y de ilusión". 

Asimismo, recordó cuando Sergio fue a alcaldía a exponerles el proyecto para hacerlo con los niños en el colegio. "Cosechó un gran éxito y enseguida me dijo que teníamos que hacerlo para todos los vecinos y vecinas de Torrellano. Sergio nos lió y no solo le apoyamos sino que he acabado aquí", dijo el regidor del PSPV-PSOE. 

El alcalde tomó la palabra para cerrar el acto.

"Lo hemos pasado muy bien. Espero que haya sido un rato divertido, que haya servido para tener una perspectiva histórica del papel del conde de Torrellano y que este sueño hecho realidad se convierta en un elemento de las fiestas”, concluyó su intervención ya como alcalde y no como improvisado actor.