Alicante

El alcalde de Elche, el socialista Carlos González, ha tratado de restar importancia a la investigación iniciada por la Fiscalía Anticorrupción de Alicante por supuesto fraccionamiento de contratos en el gobierno de Elche. 

Noticias relacionadas

González ha indicado que “estamos muy tranquilos", y que "las cosas se hacen muy bien en el Ayuntamiento de Elche". Sobre la denuncia planteada por el PP local que ha trasladado a Fiscalía 674 facturas supuestamente irregulares que ascenderían a más de un millón y medio de euros, el primer edil ha negado la mayor.

"Este Equipo de Gobierno ha gestionado y está gestionando con la máxima transparencia y con el cumplimiento más estricto de la legalidad. Así lo acreditan todos los informes realizados por la Intervención municipal y así lo trasladaremos, con la máxima normalidad a la Fiscalía Anticorrupción cuando seamos citados para conocer nuestra versión”, ha dicho el alcalde. 

A este respecto, el bipartito ilicitano del PSOE y Compromís ha reconocido que hoy ha tenido conocimiento de que la exinterventora Inmaculada Sánchez y el interventor, Víctor Martí, han sido citados como testigos por la Fiscalía Anticorrupción de Alicante para el próximo día 20 en relación con la denuncia interpuesta por el PP.

"Estamos a disposición de la justicia, hay máxima voluntad del equipo de Gobierno en colaborar con la justicia y en esclarecer todas aquellas cuestiones que puedan ser planteadas por la Fiscalía”, ha insistido Carlos González

Facturas con reparos

Para el socialista, las facturas con “reparos” denunciadas por el PP ilicitano “forman parte de la dinámica de trabajo de cualquier ayuntamiento". Es más, "son circunstancias que no representan ni ilícitos penales ni irregularidades, pero que se producen en la dinámica de funcionamiento de cualquier ayuntamiento".

Según González, "cuando en alguna ocasión se produce un reparo, y es levantado por la Junta de Gobierno Local, simplemente se está poniendo de relieve, por parte de la Intervención, que hay algún tipo de incidencia y se justifica, junto con la incidencia, el motivo que la ocasiona”.

Estrategia temeraria

Para González, esta forma de hacer política del PP “obedece a la estrategia temeraria de oposición del Partido Popular. "Nos encontramos, de nuevo, ante un episodio en el que el PP cuando advierte que no puede ganar al adversario por los métodos democráticos normales utiliza atajos y utiliza esta estrategia que, en definitiva, es, por una parte utilizar a la justicia y por otra significa el deseo y la voluntad de intentar destruir al adversario”, ha proseguido.

Para el alcalde “el PP cuando no tiene argumentos acude a los tribunales, acude a la justicia". Sostiene González que, con esta querella ante Corrupción "vuelve el PP de las querellas, esta no es la primera vez que ocurre. Lo intentaron en anteriores equipos de Gobierno. Lo intentaron con el equipo de Gobierno de Diego Maciá, con el de Alejandro Soler, lo intentaron antes de las elecciones, de nuevo también, con el anterior equipo de Gobierno y lo intenta ahora otra vez".

"El PP cuando no tiene argumentos, cuando no tiene capacidad de plantear un proyecto de ciudad, lo que plantea es la destrucción del adversario. Y esa es una oposición temeraria, que es como nosotros calificamos la situación que se da como consecuencia de la presentación de esta denuncia”, ha insistido el regidor.

"Generar tensión"

González cree que “esto obedece al seguimiento de la estrategia nacional del PP. Una estrategia que se basa en generar la máxima tensión y la máxima crispación como atajo para llegar al poder” añadiendo que “esta denuncia me parece una temeridad, es una forma de dinamitar la relación entre el Gobierno y la oposición, pero estamos a disposición de la justicia para aclarar absolutamente todo".