Alicante

La Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería de la Comunidad Valenciana (CEOH) reprocha al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, la promoción de la región en Fitur, mientras que las empresas del sector turístico valenciano sufren las consecuencias de la crisis provocada por la pandema. En concreto, se refiere al mantenimiento del toque de queda a las doce de la noche.

Noticias relacionadas

Puesto que Ximo Puig ha anunciado que planteará ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) el mantenimiento del toque de queda de madrugada durante todo el mes de junio

Desde la CEOH aseguran que la actual limitación horaria, a las 23.30 horas, le cuesta a los hosteleros una factura de 320 euros al día, ya que cada por cada hora menos de actividad cada local pierde una media de 160 euros. "Unas pérdidas incalculables en el ocio nocturno", remarcan. 

La Coordinadora de la Comunidad Valenciana pide que se recupere el horario de cierre habitual de bares y restaurantes a las 01:30 horas, así como prolongar el de los locales de ocio hasta las 02:30 horas, "todavía muy por debajo de lo que sería su franja horaria de actividad en condiciones normales", añaden.

Piden mayor permisividad 

Una flexibilización de las medidas que, según ellos: "permitiría contener y evitar las reuniones, cenas y celebraciones multitudinarias en casas particulares y los macrobotellones en la calle". Lo que para CEOH conlleva un alto riesgo para la salud pública ciudadana. Recalca también la controversia que hay con el toque de queda en el ámbito judicial. 

Una reclamación justa, recalcan, a tenor de los citados datos económicos y siempre teniendo en cuenta que la Comunidad Valenciana cuenta con los mejores datos epidemiológicos de Europa y con indicadores sobre la epidemia que ya están en el rango de la nueva normalidad (UCI, positividad e incidencia acumulada).

Por ello, aseguran no entender la obstinación del Consell con el sector. De hecho, para la Coordinadora las declaraciones de Puig en las que sigue insistiendo en que no va a tomar medidas disruptivas han vuelto a caer como un jarro de agua fría entre hosteleros y empresarios del ocio nocturno.

De ellas, aseguran, "se desprende que la hostelería es una actividad peligrosa, volviendo a criminalizar al sector después de 15 meses de sufrimientos heroicos sin las compensaciones económicas que le corresponden acorde al daño económico y psicológico que han sufrido". 

Más de 23.000 pymes hoteleras y 1.000 de ocio nocturno están a la espera de recibir los 11.000 millones de las ayudas del Gobierno central anunciadas hace dos meses. "A día e hoy ni sí siquiera se ha iniciado la tramitación de estas ayudas, cuando iniciamos el decimoquinto mes de la pandemia", añaden desde CEOH. 

Ayudas "a fuego lento"

Este retraso lo tachan de "lamentable", especialmente después de que se hayan producido múltiples reuniones y lanzado mensajes sobre el Plan Resistir Plus, una iniciativa puesta en marcha por la Generalitat para ayudar económicamente a los sectores más afectados por la pandemia. "Sigue cociéndose a fuego lento en las cocinas de Palau de la Generalitat", añade la coordinadora sobre las ayudas. 

La CEOH destaca los buenos datos epidemiológicos de la Comunidad Valenciana, 29 contagiados por cada 100.000 habitantes. “Somos junto con Baleares la única comunidad autónoma española que mantiene el toque de queda, pese a tener los mejores datos epidemiológicos de Europa y del mundo, y con una tendencia claramente positiva en el ritmo de vacunación y de ocupación de los hospitales”, añade la Coordinadora. 

Por último, la CEOH pide al ejecutivo, presidido por Ximo Puig, la convocatoria de la Mesa de Trabajo, previa a la Comisión Interdepartamental, la desescalda del ocio y la hostelería. "Estamos en un momento de inflexión clave para el futuro de nuestras empresas y en el que todos nos jugamos mucho”, destacan.