Alicante

Alarma entre los empresarios turísticos valencianos a raíz de la publicación en el BOE de la Ley 3/2021, de 12 de abril, por la que se adoptan medidas complementarias, en el ámbito laboral, para paliar los efectos derivados de la Covid-19.

Noticias relacionadas

Resulta que en la disposición adicional primera de esta Ley, relativa a la limitación de la duración de los ERTE, indica que "su duración máxima será la del estado de alarma decretado por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo", y que vence el próximo 9 de mayo.

Es decir, que en teoría a partir de ese día todas las empresas tendrían que recuperar a sus trabajadores que se hubiesen acogido a estos expedientes temporales. El problema es que esta afirmación contradice directamente el Real Decreto-ley 2/2021, de 26 de enero, en la que se fija el fin de los ERTE para el 31 de mayo.

En concreto, el artículo 1 indica que esta figura, "basada en el artículo 22 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social de la Covid-19, se prorrogará automáticamente hasta el 31 de mayo de 2021".

Fuentes del Ministerio de Trabajo explicaron a El Español que "en ningún caso" la intención del Ejecutivo es poner fin a los ERTE en esta fecha, por lo que se trata de un error. De hecho, la ministra Yolanda Díaz, ha manifestado su intención de prorrogar esta figura más allá de junio. 

A pesar de esto, la diferencia de fechas ha provocado que patronales turísticas como Hosbec, la mayor de la Comunidad Valenciana, haya tenido que consultar a la CEOE y haya enviado un comunicado a sus más de 200 hoteles asociados asegurando que se trata de un error provocado por el cota-pega del decreto original, y que la postura válida ves la del decreto ley.

"La ley 3/21 es el resultado, claramente extemporáneo y anacrónico, de la convalidación parlamentaria por el procedimiento ordinario del Real Decreto-Ley 8/2020, que fue el primero que introdujo en nuestra normativa los ERTES covid-19 y que, en aquel momento, los vinculaba a la vigencia del estado de alarma", indica.

"Esta ley, así como la relativa por ejemplo a la del uso de las mascarillas, son extemporáneas en la práctica", continúa, "y causan gran confusión entre las empresas y trabajadores afectados y solamente obedecen a la sistemática legislativa de nuestro ordenamiento jurídico en cuanto a las convalidaciones de los reales decretos leyes".

También aclaran que el actual estado de alarma está regulado por el Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, "por el que se declara el estado de alarma para contener la propagación de infecciones" causadas por la Covid-19 "y no por el 463/2020 que aparece en la redacción de esa disposición adicional primera, que ya está caducado y por lo tanto es inaplicable".

La patronal concluye reiterando "con rotundidad" la vigencia de los ERTE hasta el 31 de mayo, y pide al Gobierno "más rigurosidad" a la hora de publicar "disposiciones tan importantes pero que pueden tener interpretaciones ambiguas".