Elche

Más de año y medio después de adquirir el control accionarial del Elche, el empresario Christian Bragarnik presentó su proyecto social y deportivo a los medios de comunicación ilicitanos. Durante más de una hora, el representante argentino respondió a todo tipo de preguntas referidas al pasado, presente y futuro de la entidad. Desde la salida de Pacheta, del que dijo que se ganó el derecho a entrenar en Primera, a las opciones de descenso, pasando por el inminente anuncio de la construcción de una Ciudad Deportiva.

Noticias relacionadas

Bragarnik descartó cualquier opción de vender el Elche y aseguró que, pase lo que pase en el final de la competición, cuenta con el actual entrenador, Fran Escribá, para el próximo curso, ya sea en Primera o Segunda. “Ya se lo hemos dicho, es el entrenador idóneo por su capacidad y compromiso con la entidad”, dijo el argentino.

El empresario explicó que si no compareció antes ante los medios fue por respeto a los dirigentes que lideraron el anterior proyecto, como Patricia Rodríguez, y por la pandemia, que obligó a suspender cualquier acontecimiento social. De todas formas, Bragarnik avisó de que no se le verá mucho ante los medios, ya que la representación social recaerá en el nuevo director general, que será designado en septiembre.

A pesar de tener intereses en otros clubes, como Defensa y Justicia, Bragarnik aseguró que el Elche es su proyecto principal. “No soy de Elche, pero eso no quiere decir que no me pueda enamorar del club o de las cosas de la ciudad”, dijo el representante, quien rechazó cualquier sospecha de que pueda utilizar jugadores suyos para promocionarlos en el equipo. 

Frente deportivo

Bragarnik dejó claro que un posible descenso de su equipo no afectará a su hoja de ruta. Recordó las circunstancias en las que llegó el equipo a Primera, tarde y contra todo pronóstico, y las limitaciones económicas para diseñar la plantilla. “No sé si estábamos preparados para el ascenso”, confesó el agente futbolístico, quien recordó que el Elche es el equipo “con menor presupuesto” de Primera.

El empresario, que se resistió a calificar el fichaje de Almirón como un error, se definió como una persona “optimista”, por lo que no va al Elche aún en Segunda. Aunque si llega ese momento garantizó que el proyecto será “ambicioso” para intentar regresar a Primera lo antes posible y por la puerta grande.

“Esta propiedad no pone excusas. Somos responsables, pero no diría que descender es un fracaso, sino una decepción. Hasta la fecha diez estuvimos a la altura e intentaremos aprender la lección”, comentó el empresario, quien aseguró que todas las decisiones deportivas se han realizado tras escuchar a la dirección deportiva.

Prueba de esa ambición para el futuro proyecto es que Lucas Boyé, delantero referencia y máximo goleador con seis tantos, ya es propiedad del Elche, que ha comprado este jueves sus derechos al Torino. “El club no tiene deudas, está en una situación patrimonial sana y la prioridad es generar un equipo competitivo”, explicó.

Frente económico

El dirigente presumió que el Elche ya no es noticia por sus deudas y desveló que destinó parte de sus recursos a acelerar el cumplimiento del concurso de acreedores. “El club está sano y cumple sus compromisos”, aseguró Bragarnik, quien recordó que en apenas dos años la entidad alcanzará su centenario. Para esta significativa fecha, el dirigente quiere contar con una Ciudad Deportiva “a la altura de la ciudad y del club”.

“Hemos visto ya dos terrenos, más un tercero de propiedad de la entidad. Ya tenemos el dinero. En poco tiempo podemos anunciar el inicio de las obras”, avisó Bragarnik, quien también informó de “obras de mejora en el estadio” y de una próxima “renovación de la parte externa” del Martínez Valero.  “Si queremos ser un equipo de Primera tenemos que tener infraestructura de Primera”, apostilló.

“Tenemos un proyecto a medio o largo plazo y en nuestra cabeza no está vender”, subrayó el agente argentino, quien indicó que pese a ceder la gestión en el futuro al director deportivo estará “vigilando” permanentemente el día a día del club, ya sea desde Elche o desde Argentina.

Christian Bragarnik tuvo palabras de elogio para el anterior máximo accionista, José Sepulcre, del que comentó que con errores y aciertos “puso su dinero en el club” y confió en que Nino, leyenda del Elche, pueda tener un futuro en la entidad más allá de su carrera deportiva.

“No lo hemos planificado aún, pero de un lado u otro seguirá siendo parte del club. Es una leyenda y tenerlo cerca es importante. Tememos Nino para rato sea donde sea”, dijo el mandatario, quien también mostró su apoyo al equipo femenino y Genuine de la entidad, de los que destacó su compromiso con el club.