Alicante

Una exposición en torno a la historia del Guernica desde que el malagueño Pablo Ruiz Picasso lo pintó en París en 1937 hasta que llegó a España, en 1981, aterriza ahora en Benidorm de la mano de la Fundación La Caixa y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Noticias relacionadas

Del 29 de julio al 1 de septiembre se puede visitar en la primera línea de la playa de Levante (avenida de Europa) de la capital turística de la Costa Blanca alicantina la muestra itinerante Picasso. El viaje del Guernica.

Se trata de un espacio expositivo desmontable de más de doscientos metros cuadrados que se puede visitar de lunes a domingo, de 11 a 14 y de 18 a 24 horas. También ofrece la posibilidad de participar en recorridos comentados en castellano o valenciano en horarios determinados o programar visitas para grupos.

Picasso. El viaje del Guernica profundiza en la obra más emblemática del artista, a partir de los viajes que realizó y descubriendo el contexto histórico de la época para entender su importancia y significado.

Permite al visitante descubrir el proceso creativo para pintar este cuadro tan emblemático, así como su significado de denuncia antibélica. También se hace un recorrido por los más de 28 lugares por los que viajó la pintura durante más de cuarenta años hasta llegar a su emplazamiento definitivo, el Reina Sofía.

Tras la clausura de la exposición de París, el 25 de noviembre de 1937, el Guernica inició un periplo de alcance mundial como obra de arte y como reclamo de propaganda política.

Su primer viaje, en la primavera de 1938, fue a Escandinavia. Se trataba de una exposición itinerante de obras de Picasso, Matisse, Braque y Laurens, organizada por el artista noruego Walter Halvorsen, con la colaboración del galerista Paul Rosenberg. De regreso, el cuadro le fue entregado a Picasso, quien aceptó darle el mayor uso artístico y político.

En septiembre de 1938, en el marco de las actividades del Comité Nacional de Ayuda al Pueblo Español (National Joint Committee for Spanish Relief), el Guernica y sus dibujos viajaron a Inglaterra. Picasso se implicó personalmente en la campaña, y el cuadro se expuso en varias ciudades. El líder del partido laborista, Clement Attlee, presentó la exposición Guernica. Pictures by Picasso en la Whitechapel de Londres (enero de 1939), como clara manifestación de lucha antifascista.

Para la tercera gira, el cuadro cruzó el Atlántico. Promovida por la Campaña de Ayuda a los Refugiados Españoles (Spanish Refugee Relief Campaign), en mayo de 1939 se inauguró una muestra en una galería de Nueva York, y de allí viajó a Los Ángeles, San Francisco y Chicago. Para entonces, la Guerra Civil había finalizado con la victoria de Franco, por lo que no se daban las circunstancias para poder devolver el cuadro al pueblo español.

Aprovechando el contexto de guerra en Europa, Alfred H. Barr, director del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), que pretendía convertirlo en una referencia mundial del arte con la mayor colección de Picasso del mundo, instó al artista a depositar el Guernica en este espacio.

Pasados unos años, mientras en España se vivía la represión del franquismo, Picasso declaró que el cuadro continuaría en el MoMA hasta que el pueblo español recuperara las libertades arrebatadas.

El Gobierno de Adolfo Suárez lo convirtió en una cuestión prioritaria, y contó con el apoyo de la oposición. El Guernica llegó a España el 10 de septiembre de 1981, rodeado de una enorme expectación. Desde el Gobierno, la llegada a Madrid se presentó como un signo de reconciliación entre los dos bandos de la Guerra Civil y el final de la transición. Como señaló la prensa, regresaba "el último exiliado"

La comisaria de la exposición, la historiadora Manuela Pedrón, ha explicado durante el acto de presentación, que recoge Efe, que esta exposición pretende "seguir con el objetivo fundamental del cuadro, que es la divulgación de los horrores bélicos y los peligros del fascismo".

El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, del PP, ha destacado la importancia, el momento y el lugar de la exposición, destacando que "la cultura es necesaria" y en Benidorm "se ofrece de forma segura".