Alicante

Las mascletàs cambian Luceros por Tabarca. Lo que habría sido impensable antes de la llegada de la pandemia se convierte en una realidad este junio gracias a la sala de exposiciones de la Lonja. Para compensar que no se pueden organizar eventos masivos como la celebración del ruido y la furia de la pólvora, nace la mascletà virtual.

Noticias relacionadas

Eso sí, será una experiencia inmersiva muy intensa. La sala que recibe el nombre de la isla se convertirá en una plaza en la que pantallas y efectos de sonido acompañarán al espectador. La idea que plantean es que se pueda vivir desde muy cerca este espectáculo inspirado en la pirotecnia gracias a esta tecnología que permitirá incluso el olor a pólvora.

La idea que surgió entre la Lonja y la Federació de Fogueres busca "rescatar el espíritu de las mascletàs que añoramos todos". Como cuenta el concejal de cultura, Antonio Manresa, "ya que las Hogueras no son las que son, había que plantearlas de manera diferente". Así, el paso de la sala Tabarca a la sala Luceros, donde está la exposición del ninot, ofrece un nuevo modo de conectar la fiesta.

La instalación de esta peculiar mascletà se dispondrá a lo largo de 150 metros cuadrados. Las torres de luces LED se controlan a través de las tecnologías de mapeo de píxeles para que se iluminen según los sonidos que recrearán los trabajos de los pirotécnicos. Y sus organizadores prometen que habrá ruido. El equipo que usarán tiene un pico de potencia de 48 000 vatios.

Si la mascletà solo se puede escuchar una vez al día, la oportunidad se multiplica y por mucho en la Lonja. La voluntad es que se haga cuatro veces por hora para asegurar que el número de asistentes pueda cumplir las normas de seguridad. 

Desde el 20 de junio, cuando se inaugure, hasta el día 24 se podrá asistir a este montaje. Cada día, eso sí, con su horario particular. El domingo 20 será hasta las 21 horas, el lunes y martes estará partido de 11 a 14 y de 17 a 21 horas, el miércoles y jueves ya será continuo de 10 a 21. "Haremos algo que les va a gustar", promete Manresa.

La Federació de les Fogueres de Sant Joan destaca que gracias a esta instalación se vuelve a los orígenes del concepto. Como explican, estas consistían en correr junto al fuego, debajo de él o incluso huyendo de lo que se llamaba el tramo de truenos, o tram de tro. Por eso valoran que cuando las condiciones impiden el reencontrarse en Luceros, exista esa posibilidad para mantener el espíritu festero.

Si la pólvora es la protagonista en estas fiestas, también lo será la música de las bandas. Esos mismos días, del 20 al 24, cuatro de las bandas alicantinas tocarán en diversos distritos de la ciudad. "Hay que echar una mano en tiempos como estos, de restricciones y dificultades, a las bandas", señala Manresa, "merecen por parte del Ayuntamiento que nos acordemos de ellas". Un programa que cerrará la sinfónica municipal con el homenaje a Luis Torregrosa.