Redacción | Agencias Emilio Martínez

Un bañista de 77 años ha muerto ahogado en una playa de Benidorm después de que hubiera sido sacado inconsciente del agua, según el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (Cicu). El suceso, del que han informado este lunes fuentes del Cicu, ocurrió poco antes de las 18.30 horas de este pasado domingo en la playa de Poniente.

Noticias relacionadas

En el aviso de este percance que recibió Cicu se indicaba que habían sacado inconsciente del agua a un hombre y que miembros del servicio de Socorrismo le estaban realizando la reanimación cardiopulmonar básica.

El Cicu movilizó una unidad del Samu, cuyo equipo médico, una vez en el lugar, inició las maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzada y otras técnicas de recuperación, pero no hubo respuesta, ya el bañista había fallecido. La autopsia determinará las causas del ahogamiento, según las mismas fuentes. 

Personas de edad avanzada

El perfil del fallecido en la capital turística es el habitual entre los ahogados en las playas en época estival. Su avanzada edad actúa como factor de riesgo en el litoral donde no solo el agua puede llegar a ser peligrosa, sino también las altas temperaturas.

A principios del verano, un hombre de 62 años fallecía ahogado en la playa de La Mata de Torrevieja sin que los servicios de socorrismo pudieran hacer nada. Pocos días antes, otro varón de 67 años fallecía en una cala de Finestrat, donde fue sacado inconsciente del agua 

A finales del pasado mes de agosto, una mujer de 60 años de nacionalidad rusa moría ahogada en la playa de los Saladares, en Urbanova, y días antes ocurría la misma desgracia en la playa Varadero de Santa Pola, donde se certificó el fallecimiento de una mujer de 76 años

Menores de edad

El segundo perfil que más se repite es el de menores de edad que sufren ahogamientos, sobre todo en piscinas. A finales de junio, los servicios de socorrismo salvaron la vida a un niño de 8 años que presentaba síntomas de ahogamiento en una piscina municipal de Valencia. 

En Xàbia, en cambio, fallecía a mediados de junio un bebé de 19 meses que había caído a una piscina de un chalet. Tras 50 minutos de reanimación cardiopulmonar, la pequeña, cuyos padres son de nacionalidad holandesa, perdía la vida.

Drones socorristas

Antes esta lacra que sucede todos los veranos, y que hasta el mes de agosto se había cobrado la vida de 23 personas en la Comunidad Valenciana, el Consell presentó un programa piloto que permitirá la utilización de drones para frenar ahogamientos en las playas de diez municipios de la Comunitat Valenciana.

El objetivo es que estos aparatos aéreos sirvan de aliados a los servicios de salvamento donde pueden desplegar tareas de apoyo a la vigilancia en la zona de baño y realizar lanzamiento de flotadores a bañistas en situaciones de riesgo.