Emilio Martínez Redacción | Agencias

Alicante reprocha al Consell las nuevas medidas adoptadas el pasado 6 de septiembre, en las que el sector turístico "se ha vuelto a ver perjudicado por no haber tenido en cuenta las necesidades reales al dejar con restricciones al turismo de congresos" que sustenta al sector hotelero fuera de la temporada estival, por lo que pide una rectificación.

Noticias relacionadas

El Patronato de Turismo respalda a la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante (APHA) por su rechazo a las nuevas medidas decretadas, ya que el sector considera que las nuevas condiciones de la desescalada no les permiten competir en igualdad de condiciones con otros destinos ante la llegada del otoño. En este nuevo escenario, el sector hotelero apuesta por el turismo MICE o de congresos para que sus establecimientos no estén vacíos entre semana, y con las restricciones actuales la posibilidad de captar este tipo de turismo "es muy complicado".

La vicealcaldesa de Alicante y responsable de Turismo, Mari Carmen Sánchez, ha señalado que “las limitaciones impuestas hacen que Alicante pierda opciones para desestacionalizar el turismo, puesto que los establecimientos hoteleros no obtienen ningún cambio sustancial respecto a las medidas anteriores a las anunciadas", asegura.

"La gestión de desescalada realizada el lunes no mejora la prestación de servicios hosteleros asociados a la organización de congresos y eventos profesionales al proceder de esta manera tan “prudente” nos retrasa con respecto a la competitividad con otras autonomías", ha añadido la política de Ciudadanos.

¿Cómo afecta exactamente?

Según sostiene el consistorio alicantino, las nuevas medidas decretadas por el Consell afectan directamente a la organización de reuniones empresariales puesto que los cócteles se tienen que celebrar de manera obligatoria con los asistentes sentados. Tampoco se puede ofrecer un café en la misma sala donde se celebra el congreso, viéndose obligados a disponer de salas contiguas, con el coste adicional que esto supone.

Otras de las limitaciones que, sostienen, perjudica al sector hotelero en la captación de conferencias y encuentros empresariales es la restricción de aforo, manteniendo el límite del 75% para las reuniones en el interior. Sin embargo, esta medida es aplicable siempre y cuando se pueda mantener una separación mínima entre los asistentes de dos metros, por lo que en la mayoría de los establecimientos la realidad es que el aforo no llegaría ni a la mitad, el 50%.

Desde el Patronato de Turismo, se viene apostando por un turismo de negocios, de reuniones, incentivos, conferencias y exposiciones, fundamental para la recuperación del sector y su desestacionalización. El apoyo a la hostelería, a los establecimientos hosteleros y promover el segmento MICE, "es primordial para restablecer la actividad económica y social", apuntan estas fuentes. "Alicante es un destino seguro como se ha podido comprobar este verano con datos de ocupación semejantes a 2019", concluyen.