Alicante

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, tiene intención de levantar el cierre perimetral de la Comunidad el próximo 9 de mayo, el día en que decaen las restricciones provocadas por el estado de alarma. La región estará así abierta por primera vez desde el mes de octubre.

Noticias relacionadas

Puig ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa conjunta en Valencia con los empresarios, en la que también ha asegurado que no se levantarán todas las restricciones vigentes, como por ejemplo el toque de queda. Estas decisiones, ha agregado, tendrán que ser ratificadas por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano.

Actualmente la Comunidad tiene un toque de queda hasta las diez de la noche, que es el horario de cierre también para comercios y restaurantes. La Generalitat está valorando la posibilidad de retrasar algo este horario, algo que atendería las peticiones de los bares para dar un margen a los clientes que quieran apurar las cenas hasta el final.

La decisión de Puig se produce en un contexto en el que la Comunidad Valenciana tiene la incidencia por Covid más baja de España y ante las reivindicaciones del turismo para poder empezar a planificar la campaña de verano.

La Generalitat impuso el pasado mes de enero durísimas restricciones a la movilidad, a los negocios y a las reuniones de personas. Incluso impuso el cierre perimetral de las 16 ciudades valencianas de más de 50.000 habitantes durante los fines de semana.

En ese trimestre la región arrojó las peores cifras de España por Covid, una situación que se ha remontado a lo largo del mes de abril.

El coste económico

Estas limitaciones de movilidad y de horarios, sin embargo, han tenido un coste económico claro: en el primer trimestre del año la Comunidad Valenciana fue la que más empleo destruyó de toda España, con 40.000 empleos menos. La mayor parte en el sector servicios (26.000) pero también en industria (15.000).

Tal como ha informado El Español de Alicante, la autonomía es también la segunda que más puestos de trabajo ha perdido desde que empezó la pandemia, si comparamos el primer trimestre de 2020 con el mismo periodo de 2021: 80.000, solo por detrás de Canarias.

La mayor parte de esos empleos (51.000) se han destruido en industria, lo que supone un 13% del sector. En servicios la cifra ha sido de 20.000, apenas un 1,32% de los más de 1,4 millones de puestos que genera esta área de actividad en la Comunidad Valenciana.