Twitter

El CM de FNAC no ha perdido su trabajo (de momento)

En la jungla. La empresa exige a su agencia de comunicación que "tome las necesarias medidas" para que incidentes como el tuit insultante contra los votantes de Podemos no vuelvan a ocurrir. 

El tuit de la discordia.

El tuit de la discordia. Twitter

  1. Twitter
  2. Fnac
  3. Podemos
  4. Ciudadanos
  5. Pablo Iglesias
  6. Albert Rivera
  7. Jordi Évole
  8. Redes sociales

"He dormido menos que el Community Manager de la Fnac"; "Enviad vuestros currículums a la Fnac que va a quedar una vacante"... Estos fueron los mensajes que transformaron a la persona que llevaba la cuenta oficial de los grandes almacenes Fnac España en protagonista inesperado del cara a cara entre Albert Rivera y Pablo Iglesias.

"Lamentable el argumentario de tuiteros podemitas. Irracional y mediocre", declaraba el mensaje que, al incluir el hashtag para seguir el programa, fue inmediatamente captado por los seguidores de la red social. La empresa borraba posteriormente el tuit comunicando que se había producido un error humano y pidiendo disculpas.

Desde la agencia de comunicación Multi Platform Content, que lleva las cuentas de los grandes almacenes confirman que la persona responsable, en el "calor del debate", confundió su cuenta personal con la oficial en el gestor TweetDeck. "Está desolado", confirman.

Fuentes de la Fnac confirman a EL ESPAÑOL que no han exigido su marcha. "Desde Fnac estamos muy preocupados por lo sucedido aunque entendemos claramente que se trata de un error humano" - afirman. "Hemos pedido a nuestra agencia digital, MPC, que tomen las necesarias medidas para que no vuelva a suceder".

Entienden así que el error del CM se enmarca en el normal desempeño de la gestión de una cuenta corporativa, pero dejan en manos de la agencia el decidir el alcance de las medidas a tomar.

'CM de Fnac' ha sido tendencia en Twitter desde primera hora del lunes. Los mensajes abarcan desde a votantes de Podemos ofendidos a tuiteros más comprensivos con el error, aunque no faltan quienes se animan a echarse unas risas con el asunto.