ATAQUE EN PARÍS

El hombre abatido en Orly había consumido alcohol y drogas

La autopsia ha desvelado que contenía 0,93 gramos de alcohol por litro de sangre y una pequeña cantidad de cocaína. 

Imágenes del circuito de seguridad del aeródromo.

Imágenes del circuito de seguridad del aeródromo.

  1. Atentados París
  2. París
  3. Terrorismo islamista
  4. Aeropuertos
  5. Consumo drogas
  6. Alcohol

La investigación sobre el agresor de Orly, abatido el sábado en dicho aeropuerto parisiense tras haber arrebatado el arma a una militar que patrullaba en su terminal, tomó este domingo una dirección diferente tras revelar la autopsia que había consumido cannabis, cocaína y alcohol en las horas previas a los hechos.

Fuentes judiciales indicaron a Efe que el cuerpo de Ziyed Ben Belgacem contenía restos de esos dos estupefacientes además de 0,93 gramos de alcohol por litro de sangre.

VOLVIÓ AL BAR TRAS ATACAR A UNA AGENTE

La investigación ya había podido determinar que el individuo había estado hasta altas horas de la madrugada del sábado en un bar de Vitry, al que volvió poco tiempo después de disparar contra una agente tras un control de policía por motivos todavía desconocidos.

Además, en el registro de su domicilio de Garge les Gonesse los agentes habían encontrado una pequeña cantidad de cocaína.

Tras disparar contra la agente y huir al volante de su coche, Belgacem acabó en el aeropuerto de Orly, donde agredió a una militar a la que acabó arrebatando la metralleta, antes de ser abatido por dos de sus compañeros de patrulla.

El fiscal de París, François Molins, cuya sección antiterrorista se encarga de las investigaciones, destacó la determinación con la que actuó Ben Belgacem, de 39 años, quien estaba fichado por la policía por asuntos de delincuencia menor.

Desde que a primera hora de la mañana del sábado disparó e hirió de gravedad a una agente de Policía en la localidad de Garge les Gonesse hasta la agresión a la militar, Belgacem parecía "embarcado en una huida hacia adelante con un proceso cada vez más destructivo que iba creciendo", en palabras del fiscal.

SE DESCONOCEN SUS MOTIVOS

Sin negar sus "intenciones criminales", Molins aseguró que la investigación deberá determinar los motivos que le impulsaron a actuar de ese modo.

El fiscal no descartó que el consumo de alcohol o drogas pudieran tener influencia en su comportamiento.

La investigación se centra también en su entorno. De hecho, su padre, su hermano y un primo fueron arrestados para ser interrogados tras el incidente, pero los tres fueron liberados sin cargos.

El padre fue liberado la pasada madrugada y el hermano y el primo, con quien Belgacem había pasado buena parte de la noche anterior, lo fueron esta noche.

Belgacem llamó a su padre y a su hermano tras disparar a la agente para decirles que había cometido "una tontería".

Tras su salida de la comisaria, el padre habló con la radio Europe 1 para negar que su hijo fuera un islamista.

"Mi hijo no ha sido nunca un terrorista. Nunca rezaba y bebía alcohol. Y cuando se bebe alcohol y se fuma cannabis pasan estas cosas", afirmó el padre.

Agregó que su hijo le pidió perdón por haber disparado a un agente, pero el padre le dijo que no le perdonaba.

El hombre se dirigió a una comisaría y fue allí donde le comunicaron que su hijo había sido abatido en Orly.

"Me impactó saberlo, pero es lo que hay. Cuando se frecuentan las drogas,...", manifestó.

La investigación se centra también en la posible radicalización de Belgacem, identificada por los servicios franceses de inteligencia tras una estancia en prisión entre 2011 y 2012, según el fiscal.

Pero su seguimiento no permitió determinar que el hombre, que antes de ser abatido invocó a Alá, estuviera en contacto con medios radicales islamistas.