Lucha antiterrorista

“El riesgo de atentados yihadistas en la UE sigue siendo elevado”

El responsable antiterrorista de Europol, Manuel Navarrete, dice que España es también un objetivo.

Navarrete, dice que los yihadistas buscan causar el mayor número de víctimas.

Navarrete, dice que los yihadistas buscan causar el mayor número de víctimas.

“La amenaza yihadista evoluciona de una manera muy rápida, como han demostrado los ataques en París y en Bruselas. Es algo muy volátil, oportunista y adaptable y tenemos que anticiparnos”. El coronel de la Guardia Civil Manuel Navarrete atiende por teléfono a EL ESPAÑOL desde su oficina en La Haya, donde dirige desde enero el recién creado Centro Europeo de Lucha Antiterrorista de Europol, la agencia europea para la cooperación policial. Su primer destino en 1985 fue el servicio de información de San Sebastián. Desde hace 15 años ha trabajado en la lucha internacional contra el terrorismo en Europol, Interpol y la Unión Europea.

Navarrete explica que el grupo terrorista Estado Islámico trata de actuar en Europa en tres líneas: mediante ataques muy sofisticados como los de París y Bruselas, directamente dirigidos por su cúpula en Siria; a través de células locales activadas por yihadistas europeos que se han entrenado en territorio sirio o iraquí; y con actores solitarios. Asegura que los países europeos ya comparten mucha información para combatir el terrorismo, aunque hay margen de mejora.

Se cumple algo más de un mes desde los atentados de Bruselas y se ha detenido a varios de los miembros del grupo yihadista que actuó en París y la capital belga. ¿Cuál es ahora el nivel de riesgo de nuevos atentados en Europa?

Aunque las detenciones que se han producido durante estos meses, especialmente por parte de Bélgica y Francia, han sido muy eficaces y tremendamente limitantes de la capacidad que puede tener el Estado Islámico, lo que sabemos, lo que nos llega de los Estados miembros, es que el Estado Islámico sigue manteniendo la capacidad de actuar. Por lo tanto el nivel de amenaza se mantiene.

Tras los atentados de París, Europol preparó un informe junto con los Estados miembros en el que constatamos que el Estado Islámico había mejorado su capacidad de llevar a cabo acciones terroristas. Y por eso pensábamos que se había elevado el riesgo, que actualmente se mantiene.

El Estado Islámico sigue manteniendo la capacidad de actuar. Por lo tanto el nivel de amenaza se mantiene

¿Hasta qué punto el Estado Islámico está infiltrado en Europa en estos momentos? ¿Cuántas células más como la de París y Bruselas podría haber ocultas?

Lo que hemos visto es que el Estado Islámico pretende actuar en tres dimensiones. Una es con ataques muy sofisticados, como vimos en París y en Bruselas. Muy bien orquestados y dirigidos y con una gran capacidad de ejecución. Y vinculados a su sede central de Siria e Irak.

Por otra parte, puede promover la activación de células locales, dinamizadas por alguno de los retornados que han vuelto de las zonas de yihad, como ellos llaman, en Siria. Finalmente, sigue incitando a las acciones individuales reivindicadas en nombre del Estado Islámico, que pueden ser llevadas a cabo aquellos que no han ido a Siria. En esas tres líneas es donde pensamos que el Estado Islámico sigue amenazando a Europa.

¿Cuál de las tres plantea un mayor riesgo?

Son riesgos diferentes. Cuanta más preparación tengan y más acceso a medios, más letales son. Una célula tan organizada y preparada como la que perpetró los atentados de París y Bruselas tiene un alto nivel de letalidad. Por eso es la prioridad: detectar y neutralizar ese riesgo lo antes posible. Los riesgos de células y actores locales células son más difíciles de prevenir porque están más aislados, pero aún así también suponen una amenaza.

La prioridad es detectar y neutralizar células muy organizadas como la de París y Bruselas

España vivió el mayor ataque de la UE el 11-M del 2004. Desde entonces se ha detenido a muchos sospechosos de terrorismo pero no ha habido más atentados yihadistas, ¿cuál es ahora el nivel de riesgo?

España sufre también esta amenaza. España es también objetivo al mismo nivel que otros países de Occidente o de la UE, pero no necesariamente mayor. Tenemos el mismo nivel de amenaza y depende mucho de la adaptación local y de las posibilidades que el Estado Islámico tenga para llevar a cabo acciones terroristas de una manera más concreta en España. Eso difiere de un país a otro. No podemos hacer una evaluación general. Depende de condiciones locales el que ese riesgo se incremente o no.

¿Pero en España podría moverse un grupo como el que ha actuado en París y Bruselas?

No lo sé. Depende de los objetivos que se marque el Estado Islámico. España tiene unos mecanismos de seguridad que se han puesto a prueba durante mucho tiempo. Está actuando de manera muy eficaz en la lucha contra el terrorismo yihadista.

España sufre también esa amenaza. España es también objetivo al mismo nivel que otros países de Occidente o de la UE

¿Cuál es la última cifra que tiene Europol de yihadistas europeos que han ido a combatir a Siria e Irak y cuyo regreso supone una amenaza?

Ni Europol ni los Estados miembros tenemos una cifra oficial. Sólo estimaciones basadas en las investigaciones de los países, las fuerzas policiales y los servicios de inteligencia. Hablamos de entre 3.000 y 5.000 personas desde que se hizo la llamada a la integración de terroristas en el Estado Islámico y otros grupos terroristas. Se estima que entre un 20% y un 30% podrían haber regresado. Eso, a nivel europeo. Quizás en algunos países es más, en otros es menor. Pero un 20% o un 30% es preocupante. Por eso las fuerzas de seguridad están dedicando muchos esfuerzos a su rápida identificación y a prevenir cualquier tipo de acción por parte de estos llamados retornados.

Es preocupante que entre el 20% y el 30% de los yihadistas europeos que han ido a Siria podrían haber regresado

En París los yihadistas atentaron contra bares y una sala de conciertos. En Bruselas, contra el metro y el aeropuerto, ¿cuáles pueden ser sus siguientes objetivos prioritarios?

El objetivo es el terror. Es mucho más sencillo para ellos provocar víctimas en sitios como un aeropuerto, en el metro o en zonas donde se concentra la gente. Siempre les da un componente de masividad que ellos buscan: asesinar a personas para lanzar su mensaje radical de terror. El terrorismo siempre es oportunista, siempre busca la mejor ocasión para infligir el máximo daño con los medios de que dispone. Es difícil excluir cualquier objetivo, pero parece que los objetivos que llamamos “blandos” siguen en su lista principal de actuación.

¿Descarta eso otros objetivos más protegidos como centrales nucleares o infraestructuras estratégicas?

Como digo, no se excluye ningún objetivo. Pero lógicamente, la mayor facilidad es lo que pensamos que va a llevar a los terroristas a decidirse por un objetivo o por otro. Nada está excluido pero hay cosas que son más probables, como estos objetivos en los que para ellos es fácil asesinar a mucha gente en un espacio limitado y reducido de tiempo.

Lo más probable es que los terroristas elijan objetivos en los que es fácil asesinar a mucha gente en un espacio limitado y en poco tiempo

¿Existe el riesgo de que los yihadistas se escondan en los flujos de refugiados que llegan a la UE?

No hemos detectado que sea sistemático, pero sí que se producen algunos casos. Por lo tanto, en Europol tenemos personal especializado en la lucha antiterrorista y la inmigración irregular desplegados con las autoridades griegas e italianas, los países más afectados, ayudándoles a detectar personas que pretenden utilizar este flujo de refugiados para intentar llegar a Europa a cometer actos terroristas.

Estamos cooperando hombro con hombro con las autoridades griegas e italianas en esta cuestión. Pensamos que es necesario ese acopio de información y esa actuación para evitar que los terroristas, no sólo provoquen en parte ese éxodo, sino que además conviertan a los refugiados en víctimas por segunda vez infiltrándose entre ellos.

Sí que se producen algunos casos de terroristas que se esconden en el flujo de refugiados

Los atentados de París y Bruselas han mostrado de nuevo fallos y carencias a la hora de compartir información entre los Estados miembros sobre la amenaza terrorista. ¿Por qué sigue siendo tan difícil?

Sí hay colaboración y es una colaboración intensa. Durante muchos años, hasta prácticamente 2015, las fuerzas de seguridad han evitado muchos ataques terroristas. Lo que tenemos que mejorar y estamos intentando mejorar es la colaboración en una multiplataforma como es Europol (en lugar de hacerlo sólo a nivel bilateral). Mejorar también los indicadores de riesgo y de actividad terrorista que nos pueden llevar a una actuación más temprana y a detectar cuanto antes cualquier dato que nos pueda indicar que se va a producir un acto terrorista.

Pero yo creo que esa revisión se está haciendo actualmente. Tras los atentados de París y de Bruselas, los países han incrementado su cooperación y la puesta en marcha del Centro Europeo de Lucha Antiterrorista en Europol es una prueba de ello. Yo creo que eso mejorará y dejará menos espacios a que pueden producirse algún tipo de actuación terrorista futura. Pero se necesita una adaptación y evolución constante.

Tras los atentados de París y de Bruselas, los países han incrementado su cooperación

¿Qué hace el Centro Antiterrorista de Europol y qué podría hacer más?

Nosotros actuamos en tres líneas. Primero, facilitando un intercambio de información mucho más eficaz, mucho más amplio. Todos los países pueden utilizar la plataforma de Europol para comunicarse bilateral y multilateralmente y no dejar espacio para que una pieza de información se pueda perder. Segundo, realizando un análisis más completo, incluyendo los vínculos del terrorismo con el crimen organizado y con todos los medios disponibles que tenemos a nivel de Estados miembros y Europol. Tercero, mejorando la actuación contra el terrorismo online.

Hemos creado en Europol una unidad que se encarga de apoyar a los Estados miembros en la prevención de la propaganda que se difunde a través de la web y las redes sociales o la incitación a la acción terrorista. También hemos utilizado las capacidades que ya tenía Europol en el ámbito de la cibercriminalidad para importarlas al ámbito del terrorismo y apoyar a los Estados miembros en la investigación.

Todos los países pueden utilizar la plataforma de Europol para que ninguna pieza de información se pueda perder

En España hemos tenido el terrorismo de ETA, que anunció en 2011 el cese definitivo de su actividad armada pero no se ha disuelto ni ha entregado las armas. ¿Ve Europol algún riesgo de que vuelva a actuar?

Nosotros recibimos puntual información de las autoridades de España y de Francia sobre la situación de la lucha contra ETA. Les corresponde más a ellos hacer la evaluación de la amenaza de ETA. Yo lo que sí le puedo decir es que aunque ETA dijera que ha parado unilateralmente su actividad terrorista, las fuerzas de seguridad de España y de Francia no están paradas. Ha habido muchas detenciones en Francia y en España, también en México y otros países donde no hay tregua para los terroristas.

Hasta que el último terrorista no sea detenido y el último crimen cometido por ETA no sea aclarado, me consta la voluntad firme de Francia y España de colaborar contra ello y si es necesario apoyarse en Europol. La presión que se mantiene policial, judicial, política y social es fundamental. En esa línea, en la medida en que Europol pueda apoyar a los países afectados estamos en ello.