Pederastia

Un policía de Alicante ingresa en prisión por abusos a menores

El agente contactaba con ellos a través de internet. La UDEF constata que hubo varias relaciones con un menor de 15 años.

Un agente de la Policía Nacional en una operación.

Un agente de la Policía Nacional en una operación.

  1. Policía Nacional
  2. Pederastia
  3. Abusos sexuales
  4. Menores
  5. Alicante (Ciudad)

Un agente de la Policía Nacional de Alicante ha sido detenido por sus compañeros después de que descubriesen a través de una investigación interna que el agente había mantenido relaciones sexuales con menores con quienes contactaba a través de redes sociales. Un juzgado ha decretado prisión provisional.

Según han explicado desde la Comandancia de Alicante, el policía, de 32 años, solía contactar con jóvenes a través de páginas web o redes sociales y acababa concertando con ellos una cita para mantener relaciones sexuales. Agentes de la UDEF de Alicante han investigado al policía y han constatado que hubo relaciones con varios menores, la mayoría de 16 a 17 años, y que estas habrían sido consentidas por lo que no habría delito penal.

Sin embargo, durante la investigación han constatado que el policía también concertó y mantuvo relaciones sexuales en varias ocasiones con “al menos” un menor de 15 años. La investigación continúa abierta para comprobar si el agente pudo haber cometido los mismos delitos con otros menores de esta edad de consentimiento sexual.

Registros en los domicilios

Tras haber detectado los presuntos abusos, los agentes de la UDEF que investigan al policía realizaron dos registros en sendos domicilios. En estos registros encontraron pruebas para acusarle también de tenencia y distribución de pornografía infantil.

El agente fue detenido por delitos de abusos, agresión sexual y acoso a menores, además de por tenencia y distribución de pornografía infantil. El subdelegado del Gobierno en Valencia, Juan Carlos Moragues, ha indicado este martes que también está imputado por corrupción de menores y que llegó a contactar con doce menores. El modus operandi partía de un primer contacto a través de internet, luego intercambiaba vídeos y finalmente contactaba con ellos para mantener relaciones que, en el caso de menores de 16 años, son consideradas delito en el Código Penal.

El detenido pasó en la tarde del lunes a disposición judicial. El juzgado, tras escuchar al agente, le ha mandado a prisión provisional.